Martes 23 de Mayo de 2017 Colima,Col., México
El Comentario

En Encabezado
En Resumen
En Texto Completo

Escalpelo

Autor: Rubén Carrillo Ruiz
Lugar:
Publicado: 2010-10-18
Hora: 22:51:40

El profesor Miguel Ángel Cuervo murió hace dos meses. Dimensioné su pérdida por un hecho: mis hijas nunca me habían visto llorar. Jocelyne, la menor

Cultura y medios

 

 

         El profesor Miguel Ángel Cuervo murió hace dos meses. Dimensioné su pérdida por un hecho: mis hijas nunca me habían visto llorar. Jocelyne, la menor, puso en su nic: Miguel, te extrañaremos. Las crisis, dicen los chinos, son oportunidad para el cambio. Pero en México nos adiestramos para  habitar el pesar y el desaliento. Practicamos el complejo del avestruz.

 

         No acudo a funerales ni actos religiosos. Esa costumbre evita aflicciones mayores. Asumo las penas. Y la desaparición física de Cuervo creó otra turbulencia. La optimista, que siempre sugirió con su actuar: vivir intensamente desde la cultura, la literatura, la música, la comida, la amistad. Ese ejemplo perdura desde mi adolescencia, adquiere prosapia en mi formación universitaria y conserva vigencia en la adultez.

 

         La desaparición se volvió presencia porque recuperé un ánimo (pese a que siempre he participado en la cultura) e interés por los procesos creativos (no es mi caso). Confirmo que el periodismo cultural de Colima está a la zaga de los acontecimientos. Espera, irremisiblemente, los boletines oficiales, lo cual, a su vez, indica que los sistemas de comunicación institucional no actualizan sus códigos de acercamiento colectivo: informan menudencia, no profundidad. Enfocan cantidad, a la calidad le colocan un adjetivo, excelencia, que vuelven sustantivo sin sustancia.

 

         La vida de Cuervo en Colima tiene una relación proporcional con lo que pasa en la cultura y periodismo locales. Nos extendió un cheque vital, con fondos irreductibles, transformadores. Purgo su ausencia pero envío mi ánimo constructivo a lo venidero.