Martes 23 de Mayo de 2017 Colima,Col., México
El Comentario

En Encabezado
En Resumen
En Texto Completo

Listos para ayudar

Autor: El Comentario
Lugar: Colima
Publicado: 2017-05-19
Hora: 00:47:27

La temporada de huracanes en el océano Pacífico se adelantó varios días después de que el 10 de mayo pasado se formó, frente a Chiapas, la tormenta tropical “Adrián”...

La temporada de huracanes en el océano Pacífico se adelantó varios días después de que el 10 de mayo pasado se formó, frente a Chiapas, la tormenta tropical “Adrián”, la cual se disipó al sur de Salina Cruz, Oaxaca, sin causar problemas. El pronóstico del Servicio Meteorológico Nacional adelanta que hasta el 30 de noviembre próximo, en esa zona del litoral mexicano se formarán 16 ciclones, cinco menos que los registrados el año pasado. Un total de doce tormentas tropicales tendrán nombre, habrá cinco huracanes y tres grandes huracanes, es decir, categoría tres o más en la escala Saffir-Simpson, con vientos superiores a los 177 kilómetros por hora.

Los científicos han explicado que la predicción de huracanes para 2017, de acuerdo al promedio histórico, es la más baja de los últimos treinta años. Sin embargo, los informes meteorológicos también establecen que en la zona del Pacífico, el agua del mar se podría seguir calentando dando paso así a la presencia del fenómeno “El Niño”.

En todo caso, con el comienzo de la temporada, las labores tendientes a prevenir, disminuir o evitar posibles efectos o daños que esos fenómenos hidrometeorológicos podrían causar a su paso por nuestro estado, deben estar muy avanzadas o concluidas. El desazolve es un trabajo fundamental que debe hacerse en los canales pluviales, en los arroyos, ríos, puentes o alcantarillas. Todas esas áreas deben quedar libres de basura u otros elementos que impidan el flujo del agua. El objetivo es asegurarse que en zonas de riesgo no se presenten desbordamientos o inundaciones.

Además, las zonas de riesgo deben estar perfectamente identificadas y en caso de que en ellas aún permanezcan asentamientos, se deben hacer todos los esfuerzos por reubicar a las familias que, ante el impacto de un huracán, pueden perder sus bienes y hasta la vida.

En ese contexto y como cada año, nuestra Universidad, respondiendo al principio de la responsabilidad social, permanece preparada y atenta para colaborar con las autoridades para dar respaldo a la población que pueda verse afectada por la presencia y efectos de huracanes.

Como lo estableció el Rector José Eduardo Hernández Nava, tras participar en la Sesión Ordinaria del Consejo Estatal de Protección Civil celebrada recientemente, la Universidad de Colima cuenta con capacidad para activar siete refugios temporales distribuidos en los municipios de Villa de Álvarez, Tecomán, Manzanillo, Minatitlán y Armería, todos ellos debidamente registrados en el Sistema de Protección Civil. La capacidad de esos espacios de ayuda es para más de dos mil personas.

Aunado a ello, nuestra Alma Máter cuenta con un verdadero “ejército de voluntarios” que rebasa la cifra de cinco mil estudiantes, los cuales, coordinados por el Centro de Desarrollo de la Familia Universitaria (Cedefu), están capacitados para la distribución de alimentos, campañas de limpieza y levantamiento de registros para el análisis y evaluación de desastres.

Así, los universitarios nos reportamos listos para ayudar y apoyar a la sociedad a la que nos debemos.