Cultura

“A plena luz”, filme que trae la verdad del multiasesinato de Narvarte

El documental “A plena luz”, que se estrena este jueves en Netflix, trae verdad al caso Narvarte, el asesinato del fotoperiodista Rubén Espinosa y el feminicidio de 4 mujeres en Ciudad de México que lleva más de 7 años impune con el presunto contubernio de las autoridades.

La producción le tomó al director Alberto Arnaut 4 años de investigación, incluyendo la revisión de más de 20 mil fojas de la averiguación previa, videos inéditos y entrevistas con las 5 familias de las víctimas que lo llevaron a concluir que hubo colusión entre autoridades y perpetradores.

“¿Por qué hablo de contubernio? Porque claramente hay una voluntad de proteger a la estructura más alta dentro de la organización criminal que participó en el operativo, nunca vamos a poder saber muy probablemente quién ordenó el crimen”, cuenta Arnaut en entrevista con EFE.

“Esta película es una muestra de cómo funcionan las Fiscalías en el país, el nivel de incapacidad, pero también el nivel de contubernio y complicidad que tienen las Fiscalías con los grupos criminales en el país, no solo la de la Ciudad de México”, añade.

Un caso emblemático

El multiasesinato sacudió a México el 31 de julio de 2015, cuando los cadáveres de Espinosa, la activista Nadia Vera, la trabajadora del hogar Alejandra Negrete, la modelo colombiana Mile Martín y la maquilladora Yesenia Quiroz, aparecieron en un domicilio de la Narvarte, barrio de la capital.

El crimen refleja 2 crisis de México: los feminicidios y los asesinatos de periodistas y activistas, pues Espinosa y Vera habían escapado a la capital tras amenazas recibidas en el estado de Veracruz, donde gobernaba entonces Javier Duarte (2010-2016), acusado de represión.

La historia en particular de ellos 2 impactó a Arnaut, quien acababa de filmar “Hasta los dientes” (2018), un documental disponible también en Netflix sobre dos estudiantes del Tecnológico de Monterrey, Jorge y Javier, asesinados por el Ejército.

En la Narvarte, Espinosa y Vera vivían cerca de donde entonces residía el director, se vestían de forma similar y compartían causas.

“Sentimos como que la muerte nos estaba tocando a la puerta y nos estaba diciendo: aquí también los podemos matar, aquí también podemos asesinarlos como se les asesina en el resto del país, y esta ciudad no es la ciudad refugio que nos vendieron”, confiesa Arnaut.

Encontraron el encubrimiento

El entonces Gobierno de la capital detuvo a 3 personas 2 meses después del crimen, pero sin esclarecer el caso, por lo que la nueva Administración de 2018 prometió resolverlo por completo con la nueva Fiscalía General de Justicia de Ciudad de México (FGJ-CDMX), que reemplazó a la Procuraduría.

Pero el documental revela inconsistencias en la versión oficial como la participación física de 5 personas en vez de 3, un segundo vehículo que acompañó a los perpetradores y llamadas que muestran que al menos hubo 10 involucrados en el crimen.

“Fue un operativo más grande del que en un primer momento las autoridades nos quisieron vender, entonces creo que los principales hallazgos van en ese sentido. También creo que es la primera vez que participan en un trabajo de este tipo las 5 familias”, indica Arnaut.

Por ello, los documentalistas se dieron cuenta de que “la falta de claridad” en el caso no se debía solo a la incapacidad de los investigadores, “sino a un contubernio de personas de la Fiscalía, de autoridades, de funcionarios, con el grupo criminal que realizó el operativo”.

“Creo que esta película puede aportar muchos elementos sobre cómo funcionan las Fiscalías y por qué es tan difícil llegar a la verdad en casos como este”, apunta el cineasta.

Las plataformas apuestan por documentales

El estreno además refleja la apuesta de Netflix por exhibir documentales con casos emblemáticos de México, al sumarse a títulos como “Hasta los dientes”, “Las tres muertes de Marisela Escobedo”, “Duda Razonable” y “La libertad del diablo”.

“Está muy bien que Netflix se interese por este tipo de casos, es un género que ha sido muy bien recibido en Estados Unidos, en América Latina, pero creo que desde el lado de los realizadores tenemos una gran responsabilidad por contar estas historias”, concluye Arnaut.

Con información e imagen de EFE

Botón volver arriba