Universitarias

Abordan la neurodiversidad en las artes, durante conferencia ENTENDER

“¿Qué habría pasado si Michael Phelps, Mozart y otros talentosos deportistas y artistas no se hubieran atrevido a seguir sus sueños, a pesar de los obstáculos que se les presentaban por ser ‘diferentes’?”, cuestionaron las y los docentes del Instituto Universitario de Bellas Artes (IUBA) de la Universidad de Colima, en el panel donde participaron durante la Conferencia final del Programa Internacional ENTENDER, que se realizó en nuestra Casa de Estudios.

El panel se llamó “Neurodiversidad y artes escénicas, con personal docente y estudiantes del IUBA”, y en él participaron Alfredo Gerardo Mendoza, Gregorio Torres, Adriana León, Alejandro Vera y Rogelio Álvarez, narrando sus experiencias al trabajar con estudiantes que presentan Trastornos Generalizados del Desarrollo. Comentaron también lo importante que es el apoyo que han tenido de las familias.

Alfredo Gerardo Mendoza, del Departamento de Artes Visuales, compartió un corto creado por Édgar, un joven con Asperger, quien a pesar de tener un inicio complicado con sus estudios logró terminar una carrera universitaria y realizar un intercambio académico en España, en medio de la pandemia. Este hecho inspiró al joven universitario a crear y expresarse mediante un corto que le permitió concluir sus estudios.

Gabriel, estudiante de flauta del Bachillerato de Música, interpretó una pieza musical durante este panel. Tras su intervención, su maestro Gregorio Torres contó a los presentes cómo llegó Gabriel al IUBA, al curso básico que ofrece la escuela, con una flauta que “es modesta, pero ha hecho maravillas y desarrollado un sonido que no es fácil con un instrumento que es modesto”.

Para la sorpresa del docente, Gabriel memorizaba todo de una clase a otra, de tal manera que el repertorio tenía que cambiarse. Incluso pensó ponerle algo más complicado, aunque el reto sería mayor, “en mi ingenuidad, le compartía que sería más complicado que lo ya visto, pero él siempre tenía una frase que lo acompaña hasta ahora: ‘no importa maestro, no me voy a rendir’”.

Gabriel logró ingresar después al Bachillerato de Música del IUBA, “presentando el repertorio más completo hecho hasta hoy por alumno de su edad con esas características”, dijo Gregorio Torres; “las puertas por supuesto se tienen que abrir, aún no me lo dice, pero estoy seguro que quiere estudiar una licenciatura”.

“Agradezco esta oportunidad, porque no hay muchos momentos para hablar del trabajo que hemos hecho Gabriel y yo; para mí como maestro significa mucho tener alumnos como él; tendrá algunos frenos, problemas para armar un repertorio, pero se ha empeñado tanto, que es verdad que hay que tener talento para la música, pero él le agrega amor a lo que hace, y ése está siendo su motor; hemos aprendido tanto juntos, que terminé yo siendo el alumno”.

Por su parte, Adriana León contó la historia de Benjamín, estudiante con Trastorno de Déficit de Atención e Hiperactividad, así como el de la coreógrafa de Cats, Gillian Lynne. Mencionó que ambos tuvieron problemas en sus escuelas; sin embargo, un buen diagnóstico les permitió a sus padres descubrir que lo que para los demás era un problema, realmente era una virtud. El psicólogo de Lynne le dijo a su mamá: “señora, su hija no está enferma, su hija es bailarina, métala a una escuela de danza”.

Habló también de Axis Dance Company, grupo de danza que integra a bailarines con o sin discapacidad física o del neurodesarrollo; “tienen como eje rector la inclusión y la esperanza de educar a la comunidad artística y a la sociedad en la idea de que cualquier persona puede hacer danza”, dijo Alejandro Vera, quien compartió además la importancia de no ver al neurodesarrollo como desventaja, sino como una manera diferente de expresión; “será que los artistas somos parte de ese uno de cada 7”, agregó.

En este sentido, Rogelio Álvarez compartió que muchos de los compositores responden a una condición de neurodiversidad; “quizás en un momento sea el músico inadaptado, y luego vemos qué cantidad de eufemismos se utilizan, malos, pero también buenos, con los que a veces se disfrazan la genialidad, pero a la luz de estas reflexiones nos damos cuenta de que no debemos hablar de las personas como inteligentes, más inteligentes o menos inteligentes en virtud de ciertos desempeños; el neurodiverso no está en desventaja para esto, felizmente, analizando estos capítulos de los compositores”.

Finalmente, dijo que en el IUBA se encuentran “abiertos a las experiencias que nos confrontan a muchas realidades”.

Botón volver arriba