Deportes

Acaba la mala racha del Liverpool en la Premier

El Liverpool rompió la racha de cinco juegos sin poder ganar en la Liga Premier luego de derrotar 3-1 al Tottenham, en juego de la Jornada 20.

Roberto Firmino al 45+4 y Trent Alexander-Arnold al 47′ le dieron la ventaja a los Reds, mientras que Pierre-Emile Hojbjerg al 49′ acercó a los Spurs, quienes el VAR les anuló un gol en el primer tiempo.

Sadio Mané al 65′ selló el triunfo. Con la victoria, los Reds llegan a 37 puntos y están, de momento, de regreso a la zona de Champions League y a cuatro unidades del líder, Manchester City.

Los Spurs, que tenían cuatro sin perder, se quedan con 33 puntos y son sextos. Los Spurs se desenganchan de la lucha por el título en uno de los mejores partidos de la temporada del Liverpool, que volvió a parecerse tímidamente al equipo que en las últimas dos temporadas ha reinado en Europa y en Inglaterra.

El encuentro en el Tottenham Hotspur Stadium fue entretenido y lleno de alternativas y es que en los primeros cinco minutos ya había pasado de todo. En ese tiempo a Sadio Mané le había dado tiempo ya a fallar un mano a mano cantado y a que al contraataque Harry Kane filtrara un balón a Heung-min Son para que el surcoreano definiera por bajo.

Sin embargo, el VAR anuló el tanto por un milimétrico fuera de juego de Son en el inicio de la jugada. La noche ajetreada para el VAR solo acaba de comenzar unos milímetros apartaban al Tottenham de adelantarse.

El golpe sería más duro para los londinenses cuando Firmino abrió el melón en el descuento de la primera parte. Tres pases sirvieron a los ‘Reds’ para hilar la jugada. Bola en profundidad al costado para Mané, internada, paso de la muerte y en la línea de gol la empujó Firmino.

El paso por vestuarios revolucionó la contienda, al tiempo que Kane se marchaba del campo por una lesión en el tobillo.

Trent Alexander-Arnold hizo el segundo al aprovechar un rechace muerto que dejó Hugo Lloris, pero Pierre-Emile Hojbjerg, excepcional en el centro del campo, la enganchó desde la frontal pegada al palo e imposible para Alisson.

Pero la remontada del Tottenham se acabó ahí. En el 56 el VAR negó el tercero al Liverpool, por una mano de Firmino en la construcción de una jugada que terminó con Salah fusilando a Lloris, y en el 65 la tecnología ya no pudo hacer nada para frenar la sangría de goles.

Un centro desde la derecha se lo tragó el joven Rodon y Mané, con la zurda, la empalmó a las redes.

La desventaja de dos goles negaba ya cualquier posibilidad a un Tottenham que no pudo volver al partido y que, con los ocho puntos que le separan ya del liderato, necesitará de un milagro para recuperar sus opciones de título.

Mira también
Cerrar
Botón volver arriba