Cultura

Académicos lamentan muerte de Mario Molina

Mario Molina, Premio Nobel de Química 1995, murió este miércoles a los 77 años. La Universidad Nacional Autónoma de México, institución en la que se graduó como ingeniero químico en 1965, lamentó su deceso en redes sociales.

A continuación recopilamos algunas reacciones de académicos y miembros de la comunidad científica por el fallecimiento del nobel mexicano.

Su repercusión fue más allá del ámbito científico

Luis Felipe Rodríguez, astrónomo

Su legado fue muy importante, no sólo en el ámbito teórico, sino que sus descubrimientos llevaron a reconocer que estas sustancias que se usaban extensivamente en aquella época eran muy peligrosas y estaban destruyendo la capa de ozono, que nos protege. Él hizo mucha labor de convencimiento y logró que se fueran prohibiendo este tipo de compuestos, y que se empezara a recuperar la capa de ozono.

“Como integrante de El Colegio Nacional, apenas el lunes pasado participó en la reunión mensual y se veía bien, siempre muy lúcido, mesurado en sus comentarios. A todos nos sorprendió mucho: él usó los recursos del premio Nobel para la Fundación Mario Molina, con la que trató de influir en los gobiernos de nuestro país, en la relevancia que tiene conservar el medio ambiente. Fue una persona que tuvo una repercusión que fue mucho más allá del ámbito científico”.

Su trabajo, de las grandes contribuciones para el futuro de la humanidad

Adolfo Martínez Palomo, médico y científico

Su trabajo ha sido una de las contribuciones más importantes que ha hecho la ciencia para el futuro de la humanidad. Su descubrimiento habla del futuro, junto con sus colegas nos advirtieron sobre los problemas y creo que, siempre quedará el recuerdo de esta contribución suya de alertarnos sobre cómo se está destruyendo el planeta.

“Lamentablemente no fue tomado en cuenta como debió ser. Hizo un esfuerzo muy grande por trabajar en México, traer a México todo su conocimiento y el de varios colegas. Se pudo hacer un trabajo importante, junto con la UNAM, pero uno hubiera esperado que al obtener un mexicano el Premio Nobel hubiera abierto la mente de las autoridades tanto de la administración pasada, como de las presentes. Desafortunadamente, ese no fue el caso”.

Puso siempre el acento en oír a los demás

Juan Villoro, escritor y presidente en turno de El Colegio Nacional

El doctor Molina es una de las figuras más importantes en la escena internacional, en relación con el cambio climático, el ambientalismo y los desafíos que la naturaleza enfrenta por el pernicioso papel del ser humano. Defendió el planeta, defendió el equilibrio ecológico, un científico notable al que se le encomendó un proyecto internacional decisivo para reducir el hueco en la capa de ozono.

“Un compañero entrañable dentro de El Colegio Nacional, que puso siempre el acento en oír a los demás, en fomentar el diálogo como parte esencial del quehacer científico y del conocimiento: una persona intachable en cuanto a su compromiso ético y un gran especialista en su campo, que nos va a hacer mucha falta”.

Un químico comprometido con el ambientalismo

Carlos Chimal, divulgador de la ciencia

Tuve la fortuna de hacer la única biografía autorizada Nubes en el cielo mexicano. Mario Molina, pionero del ambientalismo. Al principio me recibió de una manera muy severa, no iba a perder el tiempo, en ese momento acababa de ganar el Premio Nobel y no quería preguntas triviales y le demostré que podía ser un libro muy interesante: me di cuenta que se trataba de una persona sumamente comprometida con los problemas que se han venido multiplicando los últimos años, con respecto a la estratosfera, a la química de las nubes que repercute mucho no sólo en la vida, sino de los organismos vivos en toda la tierra.

“Cuando estudiaba en la UNAM no había química pura, no había química básica para su posgrado, lo que los obligó a irse a Estados Unidos. Se le reconoce bien, pero creo que es una persona que se ganó su lugar: un químico comprometido socialmente con el ambientalismo”.

Fue una conciencia planetaria

José Gordon, escritor y divulgador de la ciencia

Él era un científico que nos decía que sí había soluciones, que sí se podía combatir el calentamiento global. En términos científicos fue pionero en la investigación que llevó a darnos cuenta cómo estábamos destruyendo la capa de ozono, dañando el entorno de una manera invisible.

“Eso hizo que fuera un activista por tratar de combatir y tomar las medidas que pueden enfrentar este tipo de problemas. Muy activo en términos de los protocolos necesarios a nivel del concierto internacional para encontrar las salidas posibles, cómo tenemos que juntar voluntades, inteligencias, recursos, para evitar este tipo de problemas.

“El virus que ahora estamos padeciendo nos ha revelado otro virus más persistente, que está erosionando nuestra conciencia colectiva desde hace más tiempo: el virus del olvido de lo que somos, de nuestro entorno. Mario Molina era de esas personas que combatían ese virus del olvido y nos alertaban que si seguimos en la misma lógica van a aflorar problemas alrededor del calentamiento global, de la misma manera que ha sido dramático lo que ha pasado en términos biológicos con el virus: forma parte de ese grupo de hombres y mujeres que tienen la conciencia no sólo de la individualidad, sino de la colectividad: una conciencia planetaria”.

Botón volver arriba