Mundo

Acuerdan 9 países de África medidas conjuntas contra el ébola en Uganda

Los ministros de Salud de 9 países africanos acordaron este miércoles en una reunión en Kampala medidas conjuntas para detener la posible propagación del brote de ébola en Uganda y más allá de sus fronteras.

El riesgo de que el virus en Uganda -de la inusual cepa de Sudán, para la que no hay vacuna– se propague a países vecinos es «alto» debido a los movimientos por motivos comerciales, sociales y culturales, según la Organización Mundial de la Salud (OMS).

Los ministros de Salud y representantes gubernamentales de Burundi, la República Democrática del Congo (RDC), Kenia, Liberia, Ruanda, Sierra Leona, Sudán del Sur, Tanzania y Uganda respaldaron medidas clave para prevenir la propagación transfronteriza del virus.

Estas incluyen la vigilancia de enfermedades, el seguimiento de contactos, la notificación de alerta rápida, el intercambio de información y la capacitación conjunta de los equipos de respuesta a emergencias, así como la realización de ejercicios de simulación para mejorar la preparación y la reacción ante un brote.

“Uganda tiene experiencia en el manejo de epidemias y desde el comienzo de este brote de ébola, con el apoyo de nuestros socios, hemos tomado medidas para limitar la transmisión de la enfermedad”, afirmó la ministra de Salud de Uganda, Jane Ruth Aceng.

“Compartir experiencias y fortalecer la colaboración entre nuestros países nos permitirá responder de manera rápida y eficiente a las emergencias de salud que afectan a nuestros países”, subrayó Aceng.

Por su parte, el director general de la OMS, Tedros Adhanom Ghebreyesus, señaló en la cita de Kampala por vía telemática que “el enfoque principal ahora es controlar y contener rápidamente este brote de ébola y proteger los distritos y países vecinos”.

Tedros indicó que “varias vacunas se encuentran en diversas etapas de desarrollo” para la cepa de Sudán y algunas se probarán en “ensayos clínicos” en Uganda en las próximas semanas, aunque están “pendientes de aprobación regulatoria” de las autoridades ugandesas.

A diferencia de la cepa de Zaire, registrada en epidemias de la enfermedad en la vecina República Democrática del Congo (RDC), todavía no existe una vacuna aprobada para la cepa de Sudán, menos transmisible y de menor mortalidad que la otra.

El director interino de los Centros para el Control y Prevención de Enfermedades de África (África CDC), dependiente de la Unión Africana, Ahmed Ogwell, indicó que “como continente, debemos trabajar juntos para planificar, prepararnos y responder al brote de ébola”.

Ogwell lamentó que “cuando una crisis de salud pública es grande, África está sola” y, “cuando un brote es mucho más pequeño y sólo afecta a países africanos, como el ébola, la fiebre de Lassa o la viruela del mono, África todavía está sola”.

Por eso, el director interino valoró la importancia de los obtener “recursos locales” para combatir crisis sanitarias.

Según los últimos datos oficiales, el brote de Uganda acumula 54 casos confirmados, incluidas 19 muertes, y 20 fallecimientos probables de personas que murieron antes de que se pudieran realizar pruebas para confirmar si tenían el virus.

Uganda declaró el pasado 20 de septiembre un brote de ébola tras confirmar un caso en el distrito de Mubende (centro), donde un hombre de 24 años murió por la enfermedad.

Países como RDC, Kenia, Tanzania, Ruanda y Somalia se encuentran en alerta para evitar una posible expansión del virus.

Descubierto en 1976 en la RDC -entonces llamada Zaire-, el ébola es una enfermedad grave, a menudo mortal, que afecta a humanos y otros primates y se transmite por contacto directo con la sangre y fluidos corporales de personas o animales infectados.

Causa hemorragias graves y sus primeros síntomas son fiebre repentina y alta, debilidad intensa y dolor muscular, de cabeza y de garganta, además de vómitos.

El virus asoló varios países de África occidental de 2014 a 2016, cuando murieron 11,300 personas y hubo más de 28,500 casos.

Con información e imagen de EFE

Botón volver arriba