Deportes

Acusa empresario franco-argelino a Al-Khelaifi de ser cómplice en tortura

Un empresario franco-argelino ha acusado al presidente del PSG, Nasser Al-Khelaifi, de ser cómplice en su arresto arbitrario en Catar en 2020 y de actos de tortura por supuestamente tener información comprometedora sobre el dirigente y sobre el Mundial de Catar.

Así lo detalló a EFE este miércoles (5) el abogado del empresario, Juan Branco, que ofreció una rueda de prensa sobre un enrevesado asunto que ha suscitado un gran interés mediático en Francia.

Tayeb Benabderrahmane, empresario franco-argelino instalado en Doha desde que en junio de 2019 fuese contratado por el Comité catarí de los Derechos Humanos como consultor, fue arrestado y encerrado en una prisión secreta desde enero de 2020 a julio de 2020, hasta que, según Branco, fue obligado a rubricar un acuerdo que contaría con la firma de Al-Khelaifi.

Al-Khelaifi “ha sido cómplice de arresto arbitrario, detención en prisiones secretas de Catar y de actos de tortura contra un individuo que el señor Al-Khelaifi consideraba como una persona que tenía informaciones que le concernían, incluso sobre la Copa del Mundo de 2022, que no quería que fueran difundidas”, aseguró.

El letrado, quien lidera otras causas contra el PSG en relación a los contratos de Mbappé y Messi, no detalló el tipo de informaciones que tendría el empresario sobre Al-Khelaifi, aunque mostró un documento, supuestamente rubricado por el dirigente del PSG, y que según él corroboraría la versión de su cliente.

“Lo forzaron a firmar un protocolo, firmado también por Al-Khelaifi, mientras estaba detenido en Catar, de manera completamente ilegal”, agregó Branco.

El abogado y su equipo legal han presentado dos denuncias en Francia, una por hechos de tortura y otra por tentativa de extorsión contra X.

Branco aseveró que, además del propio Al-Khelaifi, hubo un equipo de antiguos poderosos ministros y exdiputados franceses que intervinieron en el caso en favor de Catar presionando a Benabderrahmane a firmar el acuerdo de confidencialidad.

El abogado justificó que su cliente tardase un año en mover el caso legalmente porque no tuvo la noción de lo sucedido hasta que pudo regresar a Francia a finales de 2020 y porque entonces el Gobierno francés hizo caso omiso a sus alegaciones.

No obstante, el propio Benabderrahmane, junto a dos expolicías, está siendo investigado por Francia y está acusado de falsedad, corrupción, encubrimiento y complicidad en la apropiación indebida de la finalidad de un fichero, en una investigación de tráfico de influencias relacionada con el PSG.

“Lo que no se esperaba es que mientras él estaba detenido (Benabderrahmane estuvo arrestado 72 horas) saliesen informaciones que demostraban que había sido víctima de lo que hemos descrito por parte de las autoridades cataríes, con la complicidad de actores francesas o actuando en Francia, como el señor Al-Khelaifi”, concluyó Branco.

Con información de EFE

Botón volver arriba