Mundo

Amplió G7 condena a Rusia, a modo de cumbre “puente” hacia la OTAN

El G7 amplificó la condena del club de los poderosos a Rusia y refrendó su apoyo ilimitado a Ucrania, en una reunión volcada a mostrar su cohesión sin fisuras y a modo de puente hacia la siguiente gran cita, la cumbre de la OTAN en Madrid.

“Tras el inicio de invasión de Ucrania el 24 de febrero no hay camino de retorno para Rusia”, afirmó Olaf Scholz, tras 3 días de deliberaciones con los líderes de Estados Unidos, Canadá, Japón, el Reino Unido, Francia e Italia, en su calidad de anfitrión por ejercer Alemania la presidencia de turno del grupo.

El mandatario estadounidense, Joe Biden, había emprendido ya una hora antes de esa comparecencia final viaje hacia Madrid, mientras en Elmau, el castillo bávaro que acogió el G7, caía el siguiente diluvio, tras el del día anterior.

La cita bajo presidencia alemana se había abierto con Biden avanzando, vía Twitter, que del G7 saldrían nuevas sanciones contra Rusia. Los tres miembros de la Unión Europea del grupo bajaron un poco las expectativas de medidas concretas, puesto que, al fin y al cabo, en el bloque comunitario corresponde adoptarlas por unanimidad entre los 27.

Junto a la determinación y el compromiso de “apoyar de forma ilimitada” a Ucrania, la reunión de los 7 líderes en Elmau, Baviera, plasmó la coincidencia de pareceres entre las “grandes democracias” de que 2las fronteras y la soberanía nacional” son, en palabras de Scholz, “esenciales para la paz mundial”.

La guerra de Ucrania ha sido el factor dominante de una cumbre “que se celebró en momentos muy especiales”, afirmó el líder alemán. Pero junto a las condenas reforzadas en dirección a Moscú, los líderes de las 7 potencias se concentraron en la búsqueda de soluciones a sus estragos en la economía global, incluida la inflación desenfrenada, así como la hambruna que podría generarse del bloqueo del trigo ucraniano.

De gran relevancia fue, para el anfitrión, la incorporación a los debates de los países invitados -la India, Indonesia, Senegal, Sudáfrica y Argentina-. Representan a las potencias emergentes del G20, un grupo que Scholz dijo no pretender “torpedear” con exigencias de boicot a Rusia.

Pero cuya inclusión en una condena final a la invasión “ilegítima” de Rusia consideraba el canciller de gran importancia. Indonesia ejerce la presidencia de turno del G20, mientras que la India, Senegal y Sudáfrica se habían abstenido en mayo en la votación de condena de la Asamblea General de la ONU.

Sanciones

Biden, respaldado principalmente por el dirigente británico, Boris Johnson, había llegado a Elmau con la propuesta de prohibir las importaciones del oro ruso y imponer un precio tope al petróleo de ese país. La declaración del G7 establece la posibilidad prohibir el transporte del petróleo ruso a menos que su venta respete un precio máximo acordado con los socios internacionales.

“Sobre el petróleo consideramos diversas opciones, incluida la posibilidad de una prohibición total de servicios que permitan el transporte de petróleo y derivados del petróleo rusos a nivel mundial”, dice el comunicado conjunto del G7 emitido al término de la cumbre.

Esa prohibición no se daría, según el comunicado, en caso de que “el petróleo se compre a un precio acordado con los socios internacionales o por debajo de éste”.

Asimismo, el comunicado invita a otros países a unirse a las medidas de los países del G7 y dice que se ha encomendado a los ministros competentes que sigan explorando posibilidades para desarrollar alternativas a las fuentes de energía fósiles rusas. A largo plazo, el propósito es reducir la dependencia de los combustibles fósiles y acelerar la transición hacia la energía limpia para llegar a tener emisiones cero a más tardar en 2050.

Club del clima

El anfitrión alemán había centrado buena parte de sus esfuerzos preliminares en impulsar el llamado “Club del Clima”. Un formato que pretende ser inclusivo, voluntario, de amplio espectro, con participación tanto de los grandes emisores como de los países emergentes.

La declaración final incluyó este nuevo foro intergubernamental, cuyo objetivo es acelerar la aplicación de medidas para frenar el cambio climático y con el foco puesto en el sector de la industria.

“Notamos con preocupación que en estos momentos ni las ambiciones climáticas globales ni su implementación son suficientes para alcanzar los objetivos del Acuerdo de París a través de la reducción de los gases de efecto invernadero” señalaron en un comunicado.

Los miembros del Club del Clima, que quedará establecido antes de finales de año, colaborarán para mitigar el cambio climático, en particular promoviendo la transición energética y acelerando el proceso de abandono del carbón.

Además, tratarán de impulsar la descarbonización “total o predominante” hasta 2035. Su base es la Agenda de Descarbonización Industrial y del Pacto de Acción para el Hidrógeno. Unos conceptos algo vagos, en opinión de los colectivos ambientalistas que salpicaron con sus protestas el G7, ya que en su opinión deja de nuevo aparcado un desafío global que no puede esperar.

Plan Marshall y lucha contra la hambruna

Scholz insistió en la necesidad de impulsar un “Plan Marshall” para la reconstrucción de Ucrania. Pero admitió, al mismo tiempo, que el anhelo expresado un día antes por el presidente ucraniano, Volodímir Zelenski, de que la guerra acabe antes del próximo invierno no se vislumbra.

El presidente ruso, Vladímir Putin, lleva adelante “de forma implacable su brutal agresión”, recordó, como demostró ayer mismo el ataque contra un centro comercial del centro de Ucrania, condenado como “ataque abominable” por el G7.

De Elmau salió la propuesta de celebrar una conferencia internacional y un plan de reconstrucción a coordinar y aplicar por Kiev. El apoyo financiero a Ucrania asciende en 2022 a más de 2,800 millones de dólares para ayuda humanitaria; las 7 grandes potencias están dispuestas a aportar 29,500 millones de dólares para la reconstrucción del país, al que ya ayer garantizaron su “apoyo ilimitado” y “por tanto tiempo como sea preciso”.

Con información e imagen de EFE

Botón volver arriba