Aprendizaje online en México, ¿hacia dónde vamos?

Vayamos 10 años adelante, ¿cómo habrá cambiado la manera en la que aprendemos? Seguro el año 2020 habrá pasado a la historia como un parteaguas para la tecnología educativa (EdTech) ya que, a partir de la emergencia sanitaria por la pandemia, la adopción de herramientas para el aprendizaje en línea se aceleró, demostrando su potencial para transformar cómo y qué aprendemos.

Para garantizar el escenario anterior en la próxima década, es necesaria la implementación de políticas públicas que apuesten por mejorar la calidad y alcance de la conectividad a internet en México, de lo contrario, la brecha digital permanecerá como un obstáculo. Actualmente, existe una amplia diferencia en el acceso a internet entre quienes viven en la ciudad (accede el 76.6%) y quienes viven en zonas rurales (accede el 47.7%), así como entre niveles educativos: el 40.9% de quienes estudiaron hasta el nivel básico no es usuario de internet, mientras que sólo el 3.6% de quienes estudiaron el nivel superior no accede a internet, de acuerdo con datos del INEGI.

Sin embargo, la transformación impulsada desde los usuarios es una fuerza natural que está obligando a que las instituciones educativas, incluso los mismos profesores por su lado, comiencen a explorar las opciones que la tecnología les brinda para alcanzar a más estudiantes e implementar nuevas metodologías de aprendizaje, porque algo es seguro: el modelo tradicional en el que un maestro comparte información de manera presencial y el estudiante sólo lo memoriza, ya no es sostenible.

La pandemia está orillando a estudiantes, profesores y padres de familia a adoptar el mundo digital, a pesar de reticencias o deficiencias, y ello, propiciará el desarrollo de perfiles con un papel más activo en su propia educación. Falta un largo camino para llegar a este punto en los niveles educativos básicos, pero en el nivel superior ya se han explorado los modelos de educación en línea desde hace tiempo; sin embargo, lo que veremos en los próximos cinco años será una integración más contundente del modelo educativo tradicional y el aprendizaje online, dando como resultado un estudiante omnicanal, que se nutrirá de herramientas de la educación presencial, pero también digital, tanto de manera síncrona como asíncrona.

Las universidades, tanto privadas como públicas, harán más flexibles sus planes educativos para ofrecer al estudiante una educación más personalizada, con la ayuda de plataformas especializadas en tecnología educativa. De hecho, se estima que la industria alcanzará un valor de 350 mil millones de dólares para 2025. También veremos una generación de profesores mucho más adaptados al uso de la tecnología, lo que propiciará que las herramientas de EdTech sean un elemento esencial en el proceso educativo.

De este cambio, podemos esperar también un claro impacto en el ecosistema del emprendimiento digital en la próxima década: más estudiantes con entendimiento del mundo digital intentarán aplicar sus conocimientos para resolver problemas en la región con la ayuda de la tecnología.

La transformación se encuentra en una etapa temprana, pero hemos comenzado a ver tendencias educativas que integran tecnologías como Big Data e Inteligencia Artificial para ofrecer un aprendizaje más personalizado. Hacia allá irá la educación en la próxima década y, por ello, probablemente veremos cómo el aprendizaje en línea se convertirá en algo a la medida tanto en escuelas como en lugares de trabajo.

En el sector empresarial hemos visto este fenómeno con la búsqueda de los empleadores de capacitar al talento interno sobre temas específicos de manera ágil y rápida. Con la ayuda de plataformas como Crehana, las empresas están apostando por un entrenamiento digital que contribuye al crecimiento del trabajador y, a la vez, de la empresa.

En la próxima década veremos a la educación en línea pasar de ser una alternativa a una manera común de adquirir conocimientos en muchos terrenos. Aún queda mucho potencial por explorar, y éste abarca desde ser la herramienta que ayude a profesores a adaptar sus conocimientos al mundo digital; ser un vínculo entre el sistema educativo y el mundo laboral; hasta ser la vía que le facilite a una persona alcanzar el crecimiento personal y profesional que desea.

Print Friendly, PDF & Email
Etiquetas
Sin Comentarios

Deje su Comentarios