Mundo

Aprueba Congreso de Perú polémica contrarreforma universitaria

El Congreso de Perú dio este martes (1) un gran paso en su contrarreforma universitaria al aprobar una polémica ley que devuelve la autonomía a las universidades frente a la Superintendencia Nacional de Educación Superior Universitaria (Sunedu), la piedra angular de la reforma universitaria emprendida en 2015.

La norma fue aprobada en el hemiciclo peruano con 69 votos a favor, 39 en contra y 2 abstenciones, y requerirá de una segunda votación que ratifique la primera para que sea enviada al Gobierno para su correspondiente promulgación.

A favor votaron congresistas de distintos lados del espectro político, desde el oficialista y marxista Perú Libre al fujimorista Fuerza Popular (derecha), incluidos también los derechistas Avanza País y Renovación Popular y el populista Podemos Perú, cuyo líder, José Luna, es dueño de universidades privadas.

Tras aprobar en primera instancia los proyectos de ley que proponen “restablecer la autonomía e institucionalidad de las universidades peruanas”, el Parlamento rechazó una reconsideración de la votación solicitada por la exministra de Educación, Flor Pablo, congresista del centrista y liberal Partido Morado.

A la salida del Parlamento, Pablo anunció que interpondrá ante el Tribunal Constitucional una demanda de inconstitucionalidad al considerar que esta contrarreforma atenta contra los derechos fundamentales de los estudiantes.

Por su parte, el presidente de la Comisión parlamentaria de Educación, Esdras Medina, del ultraderechista Renovación Popular, agradeció el impulso a estas normas brindado por Jeri Ramón, la rectora de la Universidad Nacional Mayor de San Marcos (UNMSM), la más antigua de América.

En ese sentido, Jeri Ramón negó que estos proyectos de ley supongan un retorno de la Asamblea Nacional de Rectores (ANR), el organismo que controlaba la educación universitaria antes de que fuese sustituida por la Sunedu.

“Es completamente falso que se esté retrocediendo y se vaya a volver a la ANR. La Sunedu va a mantenerse, pero con autonomía y pluralidad de las universidades, replanteando nuevos estándares en función de la ciencia y la tecnología, sin que esta educación vaya con amarres o sanciones”, dijo Ramón.

De ser aprobadas también estas normas en segunda votación, la Sunedu quedaría desposeída de autoridad y funciones para continuar la reforma universitaria, cuyo objetivo es dar licencias a las casas de estudio públicas y privadas que cumplan unos estándares mínimos de calidad.

Asimismo, suspendería el proceso de cierre de las 48 universidades que no lograron cumplir con esos estándares mínimos.

En ese sentido, la renunciante primera ministra de Perú, Mirtha Vásquez, afirmó en redes sociales que “la reforma universitaria no debe retroceder”.

“El dictamen que acaba de aprobar el Congreso en primera votación constituye un riesgo muy grave, al pretender que los rectores sean juez y parte en los procesos de mejora de la calidad educativa. ¡Que se analice y no prospere!”, reclamó Vásquez.

Este no es el único golpe que el Parlamento peruano prepara para la reforma universitaria, pues también contempla dar plazos extraordinarios a las universidades con licencia denegada para que puedan volver a optar a pasar la evaluación y así poder seguir funcionando.

Con información e imagen de EFE

Print Friendly, PDF & Email
Botón volver arriba