Opinión

ARTÍCULO: Apocalypshit

Por Marcial Aviña Iglesias

En el libro “Cool memories” de Jean Baudrillard, a quien considero uno de los más interesantes, perturbador y provocativo pensador de nuestro tiempo, sitúa una escena de cierta película porno -esas que muchos se escandalizan de quienes decimos que nos gustan verlas, wee, es también ciencia ficción o ¿qué?-, en donde un actor le pregunta a la actriz: “Oye, ¿qué vas a hacer después de la orgía?” Hoy les replanteo el cuestionamiento: ¿qué vas a hacer después del apocalipsis? Muchos han de decir, ¿qué onda con este predicador barato?

La verdad, no intento persuadirlo de nada, ni tampoco ser apocalíptico, pero recuerden que para muchos es el fin del mundo no tener cobertura en su teléfono, experimentar ansiedad cuando aseguran que WhatsApp dejará de funcionar en ciertos modelos de celulares como en aquel 1 de febrero del 2020, luego llegó el Coronavirus y dividió la opinión pública, los creyentes contra los escépticos, alimentados por esos estúpidos titulares sensacionalistas que inundaron las redes sociales, utilizando ese pésimo mensaje de que te están proporcionando información interesante y útil, pero que en realidad lo único que quieren es que se vuelva viral, mientras uno inocentemente continua reenviándolo como si se tratara de una verdad absoluta.

El problema de estos mensajes es que pululan al extremo y quienes los reciben ni cuenta se dan de lo falso de su contenido y menos aún de la mala calidad con que se hicieron para ser considerados fuentes fidedignas, simplemente se dejan llevar por el sensacionalismo, pero si uno se detiene tantito, logrará darse cuenta de que la información mucha de las veces ni corresponde con lo que se promueve, por lo tanto, apreciado lector, ni sufra ni se abochorne, pues es imposible predecir los sismos, y menos con horas de antelación, la verdad yo me preguntó, ¿cómo es que el supuesto humano moderno regrese al oscurantismo medieval con este tipo de mensajes que son un insulto a la capacidad de pensar? Y la respuesta a qué voy a hacer después del apocalipsis, es simple, como he sido un ferviente pecador, lo más probable es que me vaya al infierno, pero… el infierno no podría ser peor de lo que vivimos actualmente, entonces, a divertirme, que el mundo se va a acabar.

Las opiniones expresadas en este texto periodístico de opinión, son responsabilidad exclusiva del autor y no son atribuibles a El Comentario.

Botón volver arriba