Opinión

ARTÍCULO: Bioenergética de las disfunciones sexuales

Por *Mtra. Ruth Holtz

Segunda parte:

La bioenergética es una técnica psicocorporal para el abordaje clínico de las tensiones musculares de origen emocional, sexual, psicosomático y por estrés. Su fundador, el psicoanalista disidente de Freud, Wilhelm Reich consideraba que el inconsciente está en el cuerpo en forma de tensiones e inhibiciones del movimiento, que son originadas por decisiones conscientes o en su mayor parte inconscientes para evitar el dolor, lo espontáneo y lo imprevisible por miedo a perder el control y no responder a ideales morales, sociales o que no satisfagan las expectativas de alguien significativo para la persona.

El cuerpo se acoraza, es decir, forma una armadura de tensiones musculares y una fisiología conforme expresa o reprime emociones, sensaciones y pensamientos. Esta armadura es un mecanismo de defensa, literalmente nos protegemos de sentir, expresar o gozar debido a situaciones traumáticas, a represiones morales o de imposición por violencia u otros motivos en el núcleo familiar. Esta armadura se vuelve un obstáculo para la entrega amorosa. Dado el funcionamiento del cuerpo, una persona que quiere abrirse al amor, pero desconfía, va a cerrar el corazón. Literalmente se presenta tensión en la caja torácica, opresión en el pecho, reducción de la respiración, encorvamiento para proteger la parte anterior del cuerpo.

Somos nuestro cuerpo. Si tenemos conflictos en la relación de pareja, si estamos enojados, si tenemos miedo esto va a tensar las zonas del cuerpo comprometidas con estas expresiones. En el caso de la sexualidad es complejo, porque se pueden reprimir no sólo las expresiones de deseo sexual arrebatado que representan la energía vital para tomar lo que deseamos. Esta energía circula en la parte posterior del cuerpo (la espalda), así como las expresiones del amor, la ternura de la parte anterior (el pecho). Además una persona que tiene una sexualidad viva tiene un libre balanceo de su pelvis con cada respiración y paso que da. Una pelvis rígida, glúteos apretados, o con lordosis puede significar una sexualidad reprimida, sin deseo sexual o de placer muy reducido.

La práctica de la bioenergética va encaminada a liberar al cuerpo para devolverle la vitalidad que ha sido “acorazada”, reprimida o bloqueada por decisiones en torno de la expresión emocional y sexual. Las disfunciones sexuales, son, de acuerdo a lo anterior, una particular manera en la que la sexualidad ha sido frenada en su libre expresión. Para darle solución es necesario liberar la pelvis rígida, trabajar con la respiración y con la historia de la persona por la cual ha bloqueado su sexualidad. Somos nuestro cuerpo, así que la eyaculación precoz, la anorgasmia, la eyaculación retardada, el vaginismo, la falta de ternura y expresión del amor, la pornografía, etcétera, han sido decisiones inconscientes y/o conscientes de frenarse ante la entrega en el acto sexual.

La disfunción sexual es la manifestación de un trastorno que impide o dificulta el tener relaciones sexuales satisfactorias. En algunos casos hay poca carga de energía vital en los genitales que puede llevar a la eyaculación precoz o retardada. La falta de erección puede deberse a tensiones más intensas de los glúteos, de la pelvis, mientras no se trate de un problema orgánico. La falta de percepción del orgasmo o su total ausencia en la mujer puede tener que ver también con las tensiones de la pelvis, pero también con la falta de conciencia de su cuerpo y su aceptación. Saber soltarse al placer puede verse obstaculizado por ideas morales, sociales que repercute en decidir que nuestro cuerpo se reprima o se tense para impedir las sensaciones. La falta de deseo puede obviarse en el estado energético del cuerpo, pero también en el estado de ánimo que puede impactar en la producción hormonal.

La bioenergética, así como otras técnicas utilizadas en la terapia psicocorporal, como el método de Mantak Chia, pueden dar solución a los bloqueos de nuestra sexualidad manifiestos en las disfunciones sexuales. Pero ello implica un tratamiento de la historia de nuestra vida emocional que nos cerró no sólo al placer, sino al amor.

*Teléfonos: 312 330 72 54 / 312 154 19 40

Correo: biopsico@yahoo.com.mx

Las opiniones expresadas en este texto periodístico de opinión, son responsabilidad exclusiva del autor y no son atribuibles a El Comentario.

Botón volver arriba