El Comentario - Universidad de Colima

ARTÍCULO: Cambiando tu mirada

Por Ruth Holtz

Cuando vivimos en una situación de sufrimiento, cuando nuestras circunstancias no son adversas y no estamos haciendo lo que queremos y padecemos de uno u otro modo por nuestra forma de ser, por lo que no podemos conseguir o por lo que ocurre en nuestro entorno, necesitamos “mirar a otro lado”.

Quien acude a psicoterapia en estado de crisis, de pérdida, de dolor, puede encontrar el espacio para poder desahogarse en el consultorio. Es el lugar seguro, privado para decir y sentir lo que no te permites afuera con tus amigos y con tus seres queridos más allegados. A lo mejor tienes relaciones de mucha confianza, pero en la psicoterapia profundizas en un área desconocida para ti. Guiado del psicoterapeuta exploras tu inconsciente, ya sea en los relatos de tu historia personal, ya sea en tus sueños (los que recuerdas) y en tu cuerpo, el cual exhibe las huellas de lo vivido y se puede hacer que “recuerde”. La información vertida “no se usará en tu contra” porque estás en una relación unilateral con el psicoterapeuta, en un espacio donde lo que te pasa allí queda y no se platica ni se difunde de manera personal. Y, sobre todo, es un espacio para que te des permiso de explorar tus posibilidades, lo que puedes y lo que quieres y que has dejado de lado.

Pero fundamentalmente buscamos “el cambio de mirada”, el que seas capaz de cambiar de perspectiva, de enfoque y que veas más profundo, más allá y más desde el otro. Más profundo porque indagas las razones en tu interior inconsciente que tú mismo te ocultas, que te llevaron a vivir como vives y lo que realmente esperas. Más allá porque no se trata solo de esta relación, esta situación, sino de ver tu vida que trasciende tu situación, cuál sea tu misión, a qué vienes a esta vida y para qué realmente quieres vivir y no sólo sobrevivir. Es como decir que te ahogas en un vaso de agua cuando existe el océano. Y viendo las cosas desde una perspectiva más amplia, adquieren otro sentido o se vuelven insignificantes como para dedicarles tanta atención. Y también ver más desde el otro, es decir, lo que te pasa no es algo aislado ni todo gira a tu alrededor. Las otras personas también tienen sus problemas, lo que te pasa puede hacerte cómplice con otros. Muchas veces ni siquiera era por ti, también al otro “le pasan cosas”. Es decir, se procura “ponerse en el lugar del otro” y romper el juego de complicidad que te lleva a vivir lo que ambas partes han escogido, pues para que haya juego debe haber al menos dos.

Cambiar es ver las cosas de otro modo, re-signarte, es decir, volver a “signar”, marcar, significar lo que “te pasa” de otro modo. No es lo mismo enojarte porque te lastiman que entender que el otro lástima porque lo tratas con desprecio, porque está en problemas, porque no tolera que lo cuestiones. E inclusive comprender profundamente por qué atraes esas situaciones complementarias a las tuyas. Se trata de dejar de enfocarte como “víctima” y verte como “cómplice” y saberte también actor de lo que logras en la relación con otros y no sólo como quien los padece. Esto ya es un cambio de mirada.

El verdadero fruto de la psicoterapia se consigue cuando logras identificar tu lugar en esto que te pasa y no sentir que viene de afuera o de los demás, sino que mirando las cosas de otro modo ves tu co-participación.

Cada hallazgo, cada comprensión, cada resignificación de lo que te pasa te da una perspectiva diferente que te permite cambiar tu mirada y decidir de manera más integral cómo mejorar, reparar, transformar o dejar atrás tu situación.

La psicoterapia es una invitación a ver con otros ojos tu vida, tu situación, a repasar tu pasado “cambiando tu mirada” por la de la persona que eres hoy o por cómo miraría la que quieres ser en el futuro. Se trata de liberarte del dolor y recuperar la sabiduría contenida en tus vivencias y contarte la historia de otro modo. Mirar de otro modo siempre da una nueva perspectiva, enseña mucho sobre nosotros mismos y permite también ensayar mirar la vida de otros con más tolerancia sabiendo que todo depende del cristal con que se mire. En psicoterapia lo vemos con el cristal del crecimiento interno.

Teléfonos: 312 330 72 54 / 312 154 19 40

Correo: biopsico@yahoo.com.mx

 

Las opiniones expresadas en este texto periodístico de opinión, son responsabilidad exclusiva del autor y no son atribuibles a El Comentario.

 

Print Friendly, PDF & Email
Etiquetas