ARTÍCULO: Chakras y salud emocional

Por Mtra. Ruth Holtz*

En la búsqueda de la salud emocional hay muchos enfoques, teorías y formas de abordaje. Es un abanico tan amplio precisamente porque el ser humano es complejo. Desde la perspectiva de la terapia psicocorporal consideramos que la salud emocional se manifiesta en el equilibrio bioenergético del cuerpo. Este se logra cuando la coraza es flexible y la expresión emocional es adecuada y armónica.

Podemos definir la salud emocional como el resultado de cuatro habilidades que continuamente requieren ser mejoradas. Estas son: 1) Tener un carácter re-formado. Esto significa que hemos desaprendido lo que nos atora o nos estanca. Hemos desarrollado el dominio de nuestra forma de ser a partir del re-planteamiento de nuestras creencias, la adopción de un sistema ético-moral libremente elegido y que hemos sanado nuestras heridas emocionales, hemos dejado de sufrir por el pasado, por el presente o por el futuro y somos libres para buscar nuestro crecimiento. 2) Tener dominio sobre nuestras emociones. Sentir, experimentar nuestras emociones es sano. No deben reprimirse. Sin embargo, debemos podemos “contenerlas”, asimilarlas, comprenderlas y decidir cómo expresarlas. Para lograrlo es necesario tener “dominio”, dejar la impulsividad, acceder a ser pro-activo y no reactivo.

3) Comprender el mensaje de nuestras emociones es una habilidad fundamental que diferencia el dominio de la represión. Cuando alguien reprime una emoción, la ignora, la manda al fondo de su ser y hace un esfuerzo para que no emerja. Cuando comprendes que una emoción es un mensaje de tu interior y te ocupas de la necesidad manifiesta en este mensaje y lo que hay que hacer. Entonces puedes llegar a un acuerdo con uno mismo qué hacer para resolver el problema descubierto. No se ignora uno a sí mismo. 4) Saber expresar mis emociones. Las emociones no son malas, son expresión de nuestra vitalidad, pero contienen mensajes, expresan dolor o gozo, por lo tanto, afectan a los demás de una u otra forma. Los demás están en sus propios procesos consigo mismos y no están alineados a nuestras necesidades y a nuestras percepciones. Es necesario que reconozcamos los momentos de los demás y los nuestros. El expresar de manera armónica y adecuada es un arte, una habilidad que se perfecciona con la práctica y con el conocimiento de uno mismo y de los demás. Somos seres expresivos y esa expresión es espontánea y manifiesta lo que tenemos en nuestro corazón. Debemos procurar ocuparnos de darle vía de expresión. Cuidar el cómo, cuándo y dónde. Y si hemos tenido comprensión de nuestras emociones va a ser más fácil expresarnos espontáneamente porque nuestras emociones ya tramitadas son sanas y no destructivas, cálidas no hirientes. Y aún el enojo tiene su cuándo, dónde y con quién, que permite que no se formen barreras en el amor.

La salud emocional también depende de la salud de nuestro cuerpo, de nuestro sistema nervioso y de nuestra bioenergía. La visión de los chakras, aunque de origen hindú, chino, nos dan una perspectiva de trabajo corporal que coadyuva con la bioenergética para resolver tensiones y actitudes congeladas por la represión emocional, por la falta de las habilidades que mencionamos antes y que dejaron sus estragos en nuestro cuerpo, nuestra mente, nuestra energía y nuestro cuerpo. Los chakras se localizan en ciertas zonas del cuerpo y son centros de captación de energía que al absorberla la transforman en poder, la fuerza que necesita el cuerpo para organizarse y funcionar. Esta energía afecta la percepción de la realidad y el funcionamiento armónico de los órganos y músculos de cada parte del cuerpo. Es la vía de comunicación de sensaciones emocionales acerca de lo que esa área del cuerpo representa para la vida de cada quien. Esto es lo que afirma la concepción hindú acerca del ser humano con su idea de los siete chakras.

Por otro lado, y desde otra cultura muy diferente, un discípulo de Freud, el padre del psicoanálisis, Wilhelm Reich, descubre que la memoria de nuestras vivencias emocionales está en nuestros músculos y en nuestro sistema nervioso y determina en mucho nuestras reacciones. Así que al analizar personas con problemas emocionales, se dio cuenta que presentan cierto conjunto de tensiones típicas. Dependiendo del conflicto que viven y las emociones que suelen reprimir, tienen ciertas partes del cuerpo tensas y desarrollan ciertos tipos de enfermedades. Así una persona que suele ser depresiva suele tener opresión en el pecho, tensión en la garganta, contracción pronunciada de la cintura, o quizá otras puedan ser gruesas y tragarse continuamente sus reacciones de ira. Al cabo del tiempo y de atender a muchas personas este psiquiatra y psicoanalista descubre que existen siete zonas del cuerpo que suele contraerse para controlar la expresión de las emociones e incluso el que esas emociones se produzcan o no en el cuerpo. Estas son contracciones musculares que al volverse algo habitual se quedan fijas y ya el cuerpo no recobra su elasticidad ni su posibilidad de sentir o expresar la emoción indeseable.

Terapeutas psicocorporales posteriores hemos encontrado que la localización de los chakras y la de las típicas tensiones descubiertas por Reich es la misma. También son los mismos temas emocionales y espirituales los vinculados con dichas zonas del cuerpo. Esto es de tal manera que podemos trabajar con la tensión muscular de nuestro cuerpo o padecimientos psicosomáticos y con la energetización de los chakras y su desbloqueo y logramos mejorar la vida emocional de la persona, mejorar su estado energético y por tanto su salud física y logramos que la persona haga conscientes sus actitudes emocionales, sus traumas para liberarlos y su forma preferida de canalizar su estrés para evitarlo, dar alivio y buscar otras alternativas a los desafíos de su propia vida.

De modo que cuando atendemos la mejora de nuestra salud emocional activamos nuestros chakras, pues sus bloqueos son por problemas irresueltos o sufrimiento estancado. Una vez que solucionamos la tensión de la zona aledaña al chakra mediante técnicas de bioenergética y desarrollamos capacidad de contención, comprensión de nuestras emociones, el flujo de energía vital se libera y la espontaneidad de nuestro cuerpo, de nuestras emociones es recobrada, así como la armonía de nuestras diferentes conexiones con la realidad que representan los chakras. Y allí se abren otras áreas de desarrollo que cada persona podrá explorar para conquistar un mayor desarrollo.

Te invitamos a la conferencia de entrada libre en la Casa del Archivo en Independencia #79, centro de Colima a las 20:00 horas con el título “Chakras y salud emocional”.

* Tels. 3 30 72 54/044312 154 19 40 Correo: biopsico@yahoo.com.mx

Print Friendly, PDF & Email
Etiquetas
Comentarios
  • Para quienes leyeron el artículo, hubo una omisión: la conferencia en la casa del Archivo, Independencia 79, centro de Colima, sobre «Chakras y salud emocional se llevará a cabo el 26 de agosto a las 20:00 horas.

    22 agosto, 2019

Deje su Comentarios