Opinión

ARTÍCULO: China vis a vis Estados Unidos so pretexto visita de Pelosi a Taiwán

Por Juan González García

PTC de la Universidad de Colima

El pasado martes 02 de agosto de 2022, la presidenta de la cámara de representantes del congreso de Estados Unidos, la Diputada Demócrata por el estado de California Nancy Pelosi, realizo una visita de 24 horas a la República de China, conocida como Taiwán o República de Taiwán. Este acto, no sería trascendental, si se tratara de la visita de la tercer personaje en la línea del poder en Estados Unidos, después del presidente Joseph Biden y de la vicepresidenta Kamala Harris a un país, con el que Estados Unidos mantuviera relaciones diplomáticas.

Lo cierto es que no son así las cosas. Estados Unidos no mantiene relaciones diplomáticas con Taiwán, por el simple, pero fundamental hecho de que Taiwán no es un país, en el contexto del derecho internacional, debido a que la Organización de las Naciones Unidas (ONU) creada en 1945 por la comunidad de naciones, expulsó a Taiwán de su seno, en el año de 1971, para dar la bienvenida a la República Popular de China (RPC), como la representante legítima de todo el territorio chino.

La República de China (Taiwán) durante 22 años, se ostentó como la representante de todo el territorio chino, incluyendo la China continental (desde 1949 hasta 1971). Pero a partir de 1971, la RPC es legal y legítimamente, la representante ante el mundo de todos los territorios chinos, según la resolución 2658 de la ONU. Obviamente, que Taiwán ha buscado mantener el status de país soberano, con los países que así lo consideraban. Sin embargo, la comunidad internacional, en su mayoría, respetuosa del principio de “Una Sola China”  que la RPC sostiene, ha aceptado dicha situación.

En efecto, solo 14 países aún otorgan la calidad de país soberano a Taiwán, incluyendo a 8 países de América, como Paraguay, Guatemala, Honduras y Belice así como algunos países islas: Haití, Sta. Lucía, San Vicente y las Islas Granadinas otros países islas que mantienen relaciones diplomáticas co  Taiwán, son: Islas Marshall, Nauru, Palau, Tuvalú, Eswatini y El Vaticano). Es decir, solo un país relativamente importante y muchos de insignificante trascendencia internacional.

Entonces, porqué Estados Unidos le da su apoyo a Taiwán, siendo que es de los países que acepta el principio de “Una Sola China.” Las razones se remontan a la llamada Guerra Fría (1945-1991). Este país, mantiene vínculos económicos y culturales con Taiwán por medio dela Ley de Relaciones de Taiwán de 1979, firmado por el entonces presidente James Carter, con el gobierno de Taiwán, para garantizar la integridad del territorio, ante posibles amenazas de conflictos bélicos con China, quien considera desde 1949 al territorio de la isla de Taiwán como una provincia rebelde.

Estados Unidos, desde 1979, pero particularmente desde finales del siglo pasado y las primera dos décadas del presente, incentiva las relaciones económicas y comerciales con Taiwán, y es el principal apoyo de la isla de la comunidad internacional. De hecho, es el principal exportador de armamento al país,  no obstante la inconformidad de parte de la RPC por considerar que con esa acción, Estados Unidos incentiva la política secesionista de la actual presidente de Taiwán, Tsai In-wen, quien desde los años noventa del siglo XX, cuando se creó el Partido Demócrata Progresista (DPP) pugna por la independencia de la isla. Tsai, fue electa presidente en 2016 y fue reelecta en 2020, para el periodo 2020-2024.

Estados Unidos, además, mantiene una política de policía del mundo, al pretender garantizar la estabilidad y seguridad a los países vecinos de China o la región del Mar de China o Sur de China, en el llamado Indo Pacífico ante posibles acciones bélicas de parte del gigante asiático, según el discurso estadounidense.

Obviamente, los hechos recientes se pueden ver desde diversas perspectivas, según la lente del analista. Desde nuestro punto de vista, tres son las perspectivas de análisis de dichos hechos: a) la perspectiva geopolítica, b) la de relaciones internacionales, y c)la económica. La primera tiene que ver con la trascendencia del estrecho de Taiwán y su rol económico y político en tanto “contención” de la salida china al Sudeste asiático y el establecimiento del mundo sino asiático.

Desde el punto de vista de las relaciones internacionales, Estados Unidos está tratando dar muestras de su poder hegemónico, frente a las costas del segundo país más importante, en términos de la economía global. Es la visita de Pelosi, un acto de provocación planeado por Estados Unidos, para conocer la reacción de China y si va a ir más allá de los discursos sobre que dicho país deberá pagar las consecuencias y las acciones que tomará. No se debe olvidar que diversos especialistas, consieran que el siglo XXI es el siglo de Asia y en particular de China y que se espera que hacia finales de la actual década, China desplace a Estados Unidos de la hegemonía económica global.

Finalmente, la perspectiva económica, que se engarza a las anteriores, indica que en efecto, en la disputa por la hegemonía económica global, la guerra comercial que inició Estados Unidos contra China en 2018, entra a una nueva fase: la guerra tecnológica, para impedir que China siga avanzando en sus aspiraciones de convertirse en una hegemonía económica. En Taiwán se encuentra la empresa  (Foxconn) que produce más del cincuenta por ciento de los chips y micro procesadores del mundo.

En la semana, el Senado de Estados Unidos, aprobó un paquete por $250 mil millones de dólares, para incentivar la investigación y desarrollo de nuevas tecnologías y nuevos chips y microprocesadores para apoyar a las empresas estadounidenses a desarrollar los chips de última generación para la 5G y de paso, apoyar a empresas taiwanesas, para que sigan desarrollando la tecnología en micro chips, las cuales son reconocida como vanguardia.

Habría que estar atento a la marcha de los sucesos que se desarrollen en estos días de demostraciones de fuerza militar de China ante el mundo, y de qué hará la comunidad internacional. De momento, los países de ASEAN, han declarado que no apoyan las provocaciones, mientras que el G7 que China está sobre reaccionando a la visita de la presidente de la cámara de representantes a la Isla. Por el bien de los tres países y del mundo, seria deseable que se busque la vía del diálogo y no la confrontación, para resolver esta situación que a todos tensa, por las consecuencias que ya se están sintiendo en la comunidad internacional y las decisiones que está tomando China, que ve violentada su soberanía.

Las opiniones expresadas en este texto periodístico de opinión, son responsabilidad exclusiva del autor y no son atribuibles a El Comentario.

Print Friendly, PDF & Email
Mira también
Cerrar
Botón volver arriba