ARTÍCULO: Colima, Feria de Todos los Santos y ¡los difuntos…!

Por Mirtea Elizabeth Acuña Cepeda

Ya vienen los días de la feria y éste año será “en línea”, no podría decirse  virtual, porque será real; sin embargo vale recordar desde cuándo se lleva a cabo o en otras palabras,  el proceso que ha vivido este festejo centenario. Sí centenario, pues haciendo cuentas se remonta hasta los primeros años de la fundación de la Villa de Colima, allá por el siglo XVI, quizá desde su fundación en 1523 o su traslado a donde hoy se ubica en 1527, es decir, hace ya sus buenos 493 años. 

Vayamos al pasado y entre las actas del cabildo del Ayuntamiento de Colima encontremos una donde se asienta en 1572, que durante los festejos de Todos los Santos hubo un incidente entre individuos embriagados; lo cual sugiere que los festejos no eran algo novedoso, de serlo se hubiese anotado. Vale comentar que igual se conmemora a los santos difuntos, donde se da una simbiosis ritual, entre lo cristiano y lo prehispánico,  conjugándose ambas creencias en los recuerdos acerca de los que nos precedieron.

En el siglo XIX el diputado federal Leonardo Bravo, solicitó en 1824, al Congreso de la Nación la autorización para realizar una feria, en los días que hoy se festeja, lo cual sería posiblemente en el novenario de Todos los Santos que incluye el 1 de noviembre, Día de los Santos Difuntos. Dos años después, el presidente de la república, Guadalupe Victoria, decreta  que se lleven a cabo dichos festejos durante quince días, sin generar impuestos; nada más y nada menos que por el primer presidente de México. Al año siguiente, en 1827, tuvo lugar la Feria de Todos los Santos en la plaza de Armas, plaza mayor, hoy jardín de la Libertad. Todavía en ese siglo, en 1896, la feria es mencionada en un acta del cabildo del Ayuntamiento de Colima como Feria de Todos los Santos.

En el pasado siglo XX, en el año de 1906, es trasladada a la plaza Nueva o jardín Nuñez y en 1934 es coronada la primera reina de la Feria Agrícola, Ganadera, Comercial e Industrial del estado de Colima, por decreto 69 del  22 de septiembre de ese año, la reina fue María Luisa Bracamontes García. Desde esa fecha ha continuado celebrándose, salvo en los años de 1941, por el tremendo sismo que sacudió la entidad, en 1947 y 1948, por la epizootia que azoló el país durante 1946 y 1947 que golpeó la ganadería del estado de Colima; en 1959, por el ciclón “sin nombre” que dejó una estela de devastación. Este año de nuevo se suspende a causa del Covid-19, la pandemia que ha cundido por el mundo.

En 1953 se propuso celebrar certámenes culturales, los cuales han sido un éxito, al promover el desarrollo literario. Varios años después, en 1980, la colonia de colimenses radicados en México envió una embajadora a la Feria, y en 1992, el gobernador Carlos de la Madrid funda el Iffecol (Instituto de Fomento de Ferias y Exposiciones de Colima), mismo que en 1995 se incorpora a la Asociación de Ferias y Fiestas Populares A.C., fundada el año previo.

Un tema que se ha debatido es el nombre, en un momento llamada Feria Todos Santos, en 1993 la Universidad de Colima publicó un cartel con el nombre de Feria de Todos los Santos, que es la traducción del latín: Omnium Santorum, una lengua desinencial, por lo que al trasladar la expresión al español se debe escribir de todos los santos. Por otra parte, las ferias son una herencia de los mercados medievales europeos, por lo que podríamos decir que se vinculan con el tianguis, el mercado prehispánico, dado el toque mestizo a estas ferias que celebramos en muchas ciudades de México, como es nuestra Feria de Todos los Santos.

Otro capítulo relativo a este festejo colimote es la elección de las reinas y princesas, que ha evolucionado a través de todos estos años y que hoy la reina es una de las representantes de los municipios del estado, lo cual la convierte en un festejo más incluyente y regional, como también es nombrada, Feria Regional, que como ya hemos dicho, este año deberá celebrarse de modo no presencial, dejando constancia de un festejo colimote. 

Fotografía de Alma Delia Chávez.

Print Friendly, PDF & Email
Sin Comentarios

Deje su Comentarios