El Comentario - Universidad de Colima

ARTÍCULO: ¿Cómo conseguir lo que quieres?

Por Ruth Holtz

En psicoterapia me he encontrado con mucha frecuencia personas que no sólo no saben lo que quieren, sino que aunque lo averiguan lo buscan de maneras erróneas. Muchas personas quieren ser amadas, es una prioridad para ellas, pero pretenden buscar el amor con el corazón cerrado, con miedo, con mucha exigencia hacia quienes podrían ser prospectos de pareja. Este es un ejemplo de una manera errónea de buscar ser amado, además que de paso habría que decir que el amor no es algo que se pueda perseguir como una meta o un reto profesional o laboral. Implica libertad en la conexión con otros y la actitud de no estar urgido/a porque si no pues el amor no fluye.

Buscar una vida plena no necesariamente va aunada a conseguir lo material, aquello que tanto genera un reconocimiento social como es tener una hermosa casa propia, un coche deslumbrante, un buen nivel económico que permita viajes, vestir muy bien y acudir a lugares y “codearse” con gente de “clase alta”. Sin embargo habrá quienes quieren este tipo de bienes y aun así no logran sentir esa plenitud ya que ésta no tiene que ver con tener o no tener cosas ni se pelea con eso, al menos que la persona tenga miedo a perderlas y se apegue tanto que pierda su alma por ellas. De manera que hay personas infelices y deprimidas que acuden a psicoterapia porque “teniéndolo todo” se sienten vacías, u otras que teniendo una vida profunda y realizada interiormente, se sienten mal y en desventaja por no tener “esos bienes” que llevan al reconocimiento social y la admiración de ciertos miembros de la familia.

También hay quienes tienen una vida que parece plena en todos los sentidos, pertenecen a un clan familiar reconocido, han hecho fortuna, son profundas y de una gran calidad moral, pero tienen miedo, miedo de no estar a la altura de lo que imaginan correcto, miedo de perderlo todo, miedo de morir o simplemente sienten culpa de estar bien como si no debieran superar a sus padres o a los abuelos que admiran. O simplemente no pueden disfrutar porque el ambiente familiar es de crítica, de envidias y celos, de presunción y competencia. Y no saben qué hacer y cómo manejarlo para que no les arrebate la paz.

Conseguir lo que queremos no necesariamente es pura felicidad. Cuando las personas se plantean metas alcanzables, después se quedan sin nada más para “llenarse” y se decepcionan como si la vida no tuviera más que ofrecerles. Hay quienes en esas circunstancias le agregan drogas, sexo fuera de lo conveniente y armonioso al servicio del amor y/o actividades extremas porque aunque tienen todo, se lo juegan todo por su frustración.

“¿Qué quieres? ¿Cómo conseguirlo? ¿Vale la pena? ¿A dónde te llevará lograrlo? ¿Es todo o qué más?”. Son quizá todas estas interrogantes las que pueden definir un rumbo para lograr lo que quieres y cómo. Sin embargo lo más importante a trabajar en una psicoterapia es ‘¿Quién soy? ¿Quién fui? ¿Quién quiero ser? ¿Para qué vine a este Mundo?’”. Sin esas respuestas las personas se pueden guiar por cualquier cosa que no resulte realmente adecuada para sí mismas por su historia, por los sufrimientos que han pasado, por la formación que han tenido o por su carácter. Es necesario que cada quien sea congruente con su proceso de crecimiento, que pueda trazarse un proyecto de vida acorde con lo que nace de lo más profundo de su alma, de su corazón. Y entonces lo que sea que quiera y consiga debe respetarlo y cooperar en el proceso para conseguirlo, no obstaculizarlo, no frenarlo o ignorarlo. De ello depende que lo que quiera sea para bien y no para mal de la persona que lo desea.

Lo que uno quiere no sólo se refiere a bienes materiales o bienes morales como el amor, sino también a la realización a través del trabajo, de la vocación o la actividad en la que la persona se empleé para desenvolver sus dones, sus habilidades que también le harán feliz y le prodigarán lo que quiere.

En psicoterapia podemos encontrar respuestas a estos dilemas dando las herramientas y el espacio vital para “conocerse a uno mismo en profundidad” porque “un hombre que no encuentra satisfacción en sí mismo la buscará en vano en otras partes” -dijo atinadamente un filósofo del siglo XVII, Francisco de La Rochefoucauld.

* Teléfonos: 312 330 72 54 / 312 154 19 40    

Correo: biopsico@yahoo.com.mx

Print Friendly, PDF & Email