Opinión

ARTÍCULO: ¿Cómo tomar el nuevo rumbo para Colima?

Por José Luis Negrete Ávalos

Se cumplió una semana de haberse llevado a cabo las elecciones intermedias 2021, consideradas como las más grandes de la historia, pues se renovaron 15 gubernaturas, 500 diputaciones federales, 30 Congresos locales además de 1,923 ayuntamientos, 2,057 sindicaturas y 14,222 regidurías conforme a los datos dados por el INE.

Específicamente para el Estado de Colima, no sólo se dio la elección del titular poder ejecutivo, también 25 diputados por ambos principios, 10 presidencias municipales y 10 sindicaturas, dando como resultado un escenario distinto donde las estrategias en el ajedrez de la política tendrán mucho que ver.

Pues observando particularmente la situación que se presenta, de acuerdo a las estadísticas que se estaban generando la misma noche del pasado 6 de junio, a través del Programa de Resultados Electorales Preliminares (PREP), establecían una preferencia por la candidatura común Morena-Nueva Alianza, encabezada por Indira Vizcaíno Silva, mientras que la coalición “Va por Colima” (PAN-PRI-PRD), encabezada por Mely Romero Celis, se mantenía en segundo lugar en las preferencias, asimismo, los conteos rápidos aseguraban 32.2% a 34.9 % y un 26.4% a 29.4% de margen respectivamente para ganar la gubernatura.

Con estos resultados, se da por primera vez la alternancia en el poder, un hecho inédito que se presenta tras la jornada electoral del pasado domingo, donde la voluntad ciudadana determinó este rumbo para los siguientes seis años, y precisamente es inédito, pues después de 72 años, la figura representante del Gobierno estatal no será priista, sino que se presenta la opción morenista, que a nivel federal está presente particularmente en la figura presidencial.

Esto sin lugar a dudas trae consigo un cierto ambiente de incertidumbre, ya que Morena se asentaría en el Estado como un proyecto nuevo, pero trazando por supuesto una línea de acción concisa con lo que se describa en el contexto nacional, es decir, se emularan los programas insignia del Gobierno Federal, buscará una vinculación en las políticas públicas, en los temas de interés conocidos.

Ante ello, es válido señalar un cuestionamiento que permita dar un sentido al punto de vista de este artículo, ¿Cómo tomar el nuevo rumbo para Colima? Ya que más allá de la adaptación en las líneas de acción de la denominada 4T en territorio colimense, dicho proyecto de gobierno tendrá que asegurar respuestas precisas y efectivas para las demandas y necesidades que afectan al propio Estado, pues en cierta medida lo que sucede de un punto de la República a otro, suele ser distinto.

Hay que tener en claro que, en los 10 municipios, se ha dado una distribución diversa en donde 4 municipios son para la coalición “Va Por Colima”, 3 para Morena-Nueva Alianza, un Ayuntamiento para el Partido Verde, uno para el PES y finalmente, uno más para Nueva Alianza. En cuanto al Congreso Local, conforme al PREP 2021, se aprecia una distribución igualmente diversa en diputaciones de mayoría relativa.

Esto da cabida al hecho de que el Gobierno que encabezará Indira Vizcaíno, tendrá que encontrar el dialogo, un consenso con la oposición en los Ayuntamientos y el Congreso Local, también es vital que la oposición logre, en ese dialogo, contrapesos, equilibrios que en definitiva impulsen hacia una sana democracia, hacia un Colima con futuro, con grandeza; de eso depende tomar el rumbo correcto y no esperar retroceso, no esperar un rumbo de improvisaciones, sino hechos y realidades por el bien de Colima.

 

Las opiniones expresadas en este texto periodístico de opinión, son responsabilidad exclusiva del autor y no son atribuibles a El Comentario.

Mira también
Cerrar
Botón volver arriba