Opinión

ARTÍCULO: El ciclo recurrente entre las acciones, la realidad y los hechos de la discapacidad 

Por José Luis Negrete Ávalos

En estos días está por irrumpir nuevamente una fecha trascendente, en particular para las personas en condición de discapacidad, el 3 de diciembre se conmemora el Día Internacional de las Personas con Discapacidad, por esta razón es común que se retomen nuevamente aquellos elementos, que configuran y complementan las herramientas legales que deben y tienen que proteger los derechos humanos de las personas en esta condición, esos mismos fundamentos que fueron ratificados por diferentes países en el año de 2008.

De esa fecha hasta la actualidad, se ha resaltado continuamente la lucha permanente de grupos de y para personas con discapacidad qué tienen en claro lograr no una utopía sino, una realidad justa, una realidad viable, para este sector, ante el reflejo mismo de la evolución social, la inclusión. En toda la extensión que representa esta palabra.

Pero la pregunta innegable es ¿Porque esa inclusión parece tan incipiente y lejana?

Más allá de todo lo que se ha buscado, en el tema legislativo, de actitudes sociales y de aptitudes del propio grupo en condición de discapacidad, pues aún se siguen presentando situaciones que disminuyen los esfuerzos alcanzados, qué tienden a provocar afectaciones en la independencia del propio individuo,

Sí bien es cierto que los apoyos gubernamentales, implementación de políticas públicas, y acciones dadas por los distintos gobiernos tienen ese inicio, el objetivo de avanzar en el cumplimiento de los documentos internacionales en materia de derechos humanos de las personas en condición de discapacidad, cómo lo es la Convención sobre los Derechos de las Personas con Discapacidad CDPD.

El caso es que, al responder a esa pregunta, se podría decir que ese alejamiento de la inclusión se da en principio, por el desconocimiento del tema de quienes asumen este reto, asimismo, las consideraciones que se toman en cuenta al momento del diseño, implementación, y ejecución de acciones, que van dirigidas a este grupo, corren el riesgo de trasladarse a resultados que no permiten cambiar o afectar positivamente a las situaciones que enfrentan diariamente las personas en esta condición. 

Es por ello que se entiende que la respuesta incipiente y alejada de encontrar una verdadera inclusión en cada ámbito social no se logra, dejando a cambio una sensación de estancamiento a la independencia de las personas con discapacidad, teniendo una vez más el efecto corrosivo de la desconfianza y la discriminación hacia la utilidad y productividad de quienes viven con alguna condición de discapacidad que impone la sociedad.

Es importante entonces, responder a esta cuestión con mayores esfuerzos por parte de los gobiernos en la propia realidad de las personas con discapacidad, es decir, entender de manera concreta el efecto de las barreras que impiden desde hace tanto la participación de estas personas, en particular el duro peso de la discriminación que inclusive el entorno más cercano de este sector ejerce al paso del tiempo.

Las opiniones expresadas en este texto periodístico de opinión, son responsabilidad exclusiva del autor y no son atribuibles a El Comentario.

Botón volver arriba