Opinión

ARTÍCULO: El peligro de etiquetar

Por *Mtra. Ruth Holtz

Los modelos teóricos de la psicología, de la psiquiatría y de la psicoterapia se han vuelto populares. Oímos gente diciendo: “es que es bipolar”, “mejor evitar a la gente tóxica”, “no te conviene, es un narcisista”, “ha de ser inconsciente”, “¡qué neurótico!”, “ha de estar deprimido”, etcétera. Además se ha vuelto viral usar cierta terminología científica de manera ofensiva o discriminatoria. La han usado para confrontar o despreciar a sus familiares, pareja o amigos.

Los modelos teóricos son explicaciones a partir de una investigación y práctica clínica de los que estudian la psique, la mente, las reacciones emocionales de manera científica y proponen una manera de poder entender esas áreas de la vida de un individuo, tan difíciles de comprender de manera fidedigna. Son para entrenar a los psicoterapeutas para fijarse en el funcionamiento de sus consultantes y determinar una forma de abordaje, técnicas a utilizar e intervenir verbalmente. Un buen psicoterapeuta debe pasar del “modelo al modelo sin modelo”. Es decir, de ver lo parecido del modelo con el comportamiento de la persona y llevarla en su tratamiento a que sea imposible clasificarla.

Las etiquetas a las que nos referimos son acercamientos diagnósticos que los profesionales utilizamos para “estudiar” cada caso en particular, y tomar decisiones para interactuar con el consultante y ayudarlo en el problema que presenta. Los diagnósticos sólo son guía para el terapeuta y no para encasillar y juzgar a la gente. A veces sí es necesario mencionar éstos si se refieren a una enfermedad grave, y que requiera tomar decisiones como optar por un tratamiento combinado de medicina, psicoterapia y psiquiatría. O inclusive que participe la familia por lo discapacitante del padecimiento. Sin embargo, sabemos que un diagnóstico puede ejercer un efecto placebo, es decir influye en que la persona se sugestione y se enferme. Por eso es una gran responsabilidad estar dando conjeturas diagnósticas. Es recomendable que sean sólo guía para el profesional. De hecho en algunos ámbitos como en las escuelas, los niños son tratados de manera diferente por efecto de diagnósticos y etiquetas que deberían sólo ser para ofrecerles apoyo, pero no sucede así.

Lo grave de las etiquetas y los diagnósticos es cuando son equivocados y llevan a una persona o a un niño o adolescente con tratamientos que lo tratan como un ente aislado de su ambiente y de sus relaciones familiares. En realidad las personas pueden estar padeciendo ciertos problemas emocionales por alguna conflictiva familiar que afecta su comportamiento. Habría que tratar con toda la familia para poder apoyar a quienes han sido etiquetadas o han recibido un diagnóstico. Un verdadero profesional ve a la persona, a sus relaciones, a su historia, su familia, su ambiente y su estado físico para ayudarla en todos los niveles y el diagnóstico es sólo para guiar el mejor tratamiento, pero no para juzgar a la persona ni darle a los que las rodean armas para juzgarla y estereotiparla. Lo importante es enfocarse en un tratamiento integral que vea todos los aspectos del consultante y no sólo los aspectos resaltados por algunas pruebas psicológicas que determinan un diagnóstico a partir de un conjunto de conductas, sin considerar las provocaciones del ambiente que rodean al individuo en cuestión.

En el caso de la psicoterapia, cuando los conflictos que se enfrentan tienen más que ver con que la persona pueda cambiar cierta forma de ser, tomar decisiones y/o realizar un proceso de reestructuración de su vida emocional, dar diagnósticos o etiquetar a la persona con una clasificación de su conducta, que aparece descrito en alguna literatura científica o que tipifique su comportamiento, puede resultar dañino o volverse un obstáculo para el avance en su proceso psicoterapéutico.

* Psicoterapeuta. Teléfonos: 312 330 72 54 / 312 154 19 40                

Correo: biopsico@yahoo.com.mx

Las opiniones expresadas en este texto periodístico de opinión, son responsabilidad exclusiva del autor y no son atribuibles a El Comentario.

Botón volver arriba