El Comentario - Universidad de Colima

ARTÍCULO: El poder de los ancestros

Por Ruth Holtz

Nuestros ancestros tienen una influencia innegable en lo que somos y en lo que seremos. De ellos provenimos, son nuestras raíces, son nuestro legado. Si bien en la psicoterapia solemos enfocar la herencia familiar como la que nos frena, nos lleva a repetir los conflictos que no resolvimos con nuestros padres o que ellos vienen repitiendo de errores de sus padres (nuestros abuelos), o éstos a su vez de sus padres (tatarabuelos), ahora debemos ver la herencia positiva. Por eso es importante reconciliarnos con nuestros ancestros no sólo para no repetir sus errores, no sólo para repararlos o para sanar, sino que reconozcamos que nuestra identidad, nuestras raíces y nuestra energía emanan de ellos.

Es cierto que tenemos algo secreto, encriptado en el pasado de nuestros ancestros que puede influir de manera crucial en nuestra vida. Podemos vivir cierto tipo de bloqueos que tienen que ver con nuestro legado. Venimos a repetir, a reparar o a compensar y de allí se originan muchas de nuestras tendencias, de nuestras decisiones o el modo de vida que elegimos. También queremos sanar a nuestros descendientes y para ello debemos conocer de dónde vienen nuestras heridas, tenerlas presentes para detener la transmisión de generación en generación.

Pero también debemos honrar a nuestros ancestros, porque de allí viene nuestro poder. Debemos recordar de dónde venimos para no ser como esas plantas que no tienen raíces muy profundas y entonces con facilidad las arrancan. Nuestra fortaleza está en nuestras raíces.

Honrar a nuestros ancestros también es cultivar los valores que nos han transmitido por amor a ellos, por respeto a su autoridad, por lealtad a la familia y la continuidad del linaje. Es la fidelidad al clan familiar. Esto es fundamental en este tiempo que quieren eliminar a los viejos, que quieren romper los lazos familiares, que pretenden ponderar al individuo obediente a un metagobierno oculto detrás de un montón de instituciones obedientes a reglas y valores ajenos, por miedo o porque así lo ordenaron.

Si volvemos a nuestros padres figuras sagradas, se produce sanación parental. “Si nuestros padres están en nuestro corazón tendremos una vida diferente. Lleva a una fidelidad inconsciente que nos lleva a identificarnos con sus proyectos, sus traumas, sus secretos, su forma de ver la vida”. Pero también nos lleva a mantener la liga que no sólo es emocional sino genética. Tenemos una conexión energética con nuestros ancestros que nos hace fuertes porque nos da identidad, nos da valores, que, aunque hay que ir seleccionando lo mejor y sustraer lo que no fue tan benéfico, son tan fundamentales como las raíces son a los árboles. Sin raíces los árboles caerían, serían arrancados con facilidad, no tendrían de dónde alimentarse, serían débiles y dependerían mucho más de la humedad superficial y del entorno que de un profundo arraigo y conexión honda con la tierra. Personas así, sin raíces es fácil cambiarlas, amoldarlas, llevarlas a otro lado porque no tienen arraigo. Como carecen de identidad, la obtendrán de sus relaciones temporales y superficiales y no de su cultura, su familia y su clan.

Actualmente hemos perdido contacto con el legado nacido de nuestros ancestros. Procuremos unirnos, mantener vivos los valores que nos han dado identidad. No nos dejemos llevar por el prejuicio de que la edad trae demencia. Si les damos su lugar, los viejos son la sabiduría de una vida con sus penas y sus alegrías.

El poder de la gente es la familia, es el poder de los ancestros. Aún, aunque los viejos mueran debemos honrarlos. Debemos ser leales a los valores en los que crecimos. Esto obviamente ya espulgado lo valioso y por supuesto sin ignorar que, por encima de sus limitadas vidas, está la conexión de todos unida por fuerza de sangre, de amor y de identificación con nuestro clan.

No honrar a nuestros ancestros tiene sus consecuencias. Reconcilia en tu corazón con aquellos de tu familia de los que te has desconectado. El poder de los ancestros es innegable. Permanece conectado a ellos. Sana las heridas que te dejaron y ábrete a sentir el poder de la pertenencia. Los lazos de sangre nadie debe romperlos.

* Tels. 3 30 72 54/044312 154 19 40      Correo: biopsico@yahoo.com.mx

Print Friendly, PDF & Email
Etiquetas