ARTÍCULO: Entre creerse escritor e intentar querer serlo

Por Marcial Aviña Iglesias

Algunos de los que posan sus glóbulos oculares sobre este trozo de texto que religiosamente redacto cada jueves, me han preguntado las intenciones del mismo, que si lo hago por ego, es decir, pa´que me tomen en cuenta, ¡naaaaaah! Escribo simplemente por compartir con ustedes, los que me leen y también para aquellos que les dijeron, ¡órale, ya leíste lo que escribió este wee! Conozco a otros que en sus redes sociales intentan expresarse subiendo fotos de lo que comen -respetable, pero no le veo lo atractivo a unas enchiladas con coca sudada-, los que se van de viaje no nada más a Los Amiales, sino a otros países, son una exageración cómo cubren cada metro de su paseo con imágenes, sí, ya sé que conocen muchos lugares paradisiacos, pero… ¿ellos se conocerán así mismo?

Además de lograr expresarme, lo que más importa es compartir las ideas, si a ustedes les gusta, pues qué bueno, pero si no les agrada, espero que no molen mucho. Digo, no crean que uno lo hace esperando el beneplácito de TODOS, además, quien firma lo que escribe ya está acostumbrado a ver jetas, y nunca me ha gustado rogar amabilidad, pues escribo lo que vivo, a veces positivo otras negativo- ¡chale! Esa frase ni es mía, es de Jovanotti, pero le escribo sin comillas, pues de tanto escuchar la rolita ya forma parte de mi programación. Lo importante es escribirlo y el disfrute que ocasiona hacerlo, si quienes lo llegan a leer están en plan de divas y se sienten agredidos, pos honestamente es su problema.

Ya que está hecho el texto, como ahora que lo están leyendo, su aprobación y desaprobación es bienvenida, no esperen que después les brinde alguna explicación, si no le doy explicaciones ni a mi jefecita… imagínate a alguien que se siente aludido o que piensa que lo escribí pensando en él -ni que fuera canción de amor-, neta que no, lo hice con el propósito de compartir mi opinión y no el sentir de los demás, hagan de cuenta que es mi forma de platicar con ustedes, y como ya saben hay con quienes se puede platicar, así como hay con quienes ni ganas dan de entablar una charla.

Print Friendly, PDF & Email
Etiquetas
Sin Comentarios

Deje su Comentarios