Opinión

ARTÍCULO: ¿Hacia dónde lleva la psicoterapia?

Por *Mtra. Ruth Holtz

Cuando una persona acude a psicoterapia llega con sus motivos personales, problemas emocionales, sufrimiento, rupturas en sus relaciones y otros motivos de dolor emocional. Uno de los objetivos de ambas partes es, por supuesto, desahogarnos, dar alivio al dolor, parar el sufrimiento inútil, sanar heridas de nuestro pasado, así como mejorar en nuestras relaciones, enfrentar los conflictos, resolver los problemas. Esto en una primera instancia. Pero la psicoterapia trae más frutos para quienes se entregan a un proceso profundo y completo.

En la psicoterapia que nosotros ofrecemos, procuramos también sanar al cuerpo que en todo proceso emocional sufre el estrés resultado de la vida emocional que elegimos tener. Y ese es el punto, “elegimos”; buscamos la libertad y para que sea sólida, y no sólo una impresión intelectual, debe verse en nuestro cuerpo, en nuestro comportamiento, en nuestra viveza y alegría el que hayamos cambiado nuestra forma de vivir. En la psicoterapia aprendemos que como veníamos viviendo nos llevó a sufrir de una manera particular: si siempre me enojo, si tengo ansiedad y sentimientos de culpa, si experimento depresión, miedos irracionales, y estoy lidiando con heridas de abandono, rechazo, codependencia, adicciones, pérdidas, entonces seguramente la manera en que estoy viviendo “debe cambiar”. El cuerpo suele atarnos a cierto funcionamiento emocional y mental de acuerdo a la armadura o coraza con la que lo hemos obligado a resistir a sus reacciones naturales. El cuerpo naturalmente tiende al placer, a la espontaneidad, a la satisfacción, a la expresión y la estimulación gozosa a través de experiencias gratificantes. Así se mantiene sano. Nuestro cuerpo es el reflejo de nuestro inconsciente. De hecho guarda la memoria de éste, y acceder a él se puede hacer regulando la bioenergía que se bloquea con tensiones musculares. La bioenergética es una técnica de abordaje clínico óptima para recobrar la naturalidad de nuestro cuerpo, y desarmar actitudes y formas de ser anquilosadas que nos llevaron a la crisis que nos condujo a pedir ayuda.

¿Hacia dónde nos lleva la psicoterapia? Hacia la libertad y la espiritualidad. No basta con obtener alivio temporal, algo de equilibrio, desahogo y comprensión. La psicoterapia es un espacio vital para liberarnos, reencontrarnos y replantearnos las preguntas fundamentales de la existencia. Ya que una persona ha obtenido un alivio temporal, es necesario que se dé cuenta que de alguna manera ha colaborado para que se diera la situación de dolor que está o estuvo viviendo. Cuando aprende que, si bien no todo depende de sí mismo, sí puede liberarse de ciertas formas de ser, de pensar, de actuar, de relacionarse, de vivir, que lo llevaron a padecer sufrimiento en su vida. Entonces surge la necesidad de “ser libre de todo aquello que nos produzca un sufrimiento inútil y convocado por nosotros mismos”. Cuando la persona descubre que sus padres hicieron lo que mejor pudieron, que no todo está bajo nuestro control, que el pasado ya quedó atrás y allá hay que dejarlo, que rumiarlo no sirve más que de tortura y que el perdón es liberador, entonces se abren otras inquietudes.

La visión trascendente de nuestra existencia o espiritualidad es lo que se abre ante una persona que atraviesa un proceso psicoterapéutico. Y es que conforme sana, desde que empieza a reconocer su co-participación en la situación que ha venido viviendo, que “no es víctima, sino cómplice” de lo que le sucede, esa es su libertad para cambiar las cosas para bien o para sus intereses. Pero ¿cómo discernir qué es el bien o lo mejor para cada quien? Un camino moral o espiritual brinda esa respuesta, pues nos define los principios a seguir. Da un panorama de para qué estamos aquí, qué valores profesamos y cómo ellos determinan nuestra situación. La psicoterapia te lleva a liberarte para poder abrazar una espiritualidad que te dé los preceptos para regir tu comportamiento.  Que ya no sea tu pasado, tu dolor o tu ego los que definan tu vida. La psicoterapia finalmente lleva a las puertas de la libertad y de la espiritualidad, pero sólo a las puertas, lo que hagas con tu libertad y el camino espiritual que elijas es tu decisión. La psicoterapia sólo despeja el camino y te libera de excusas emocionales.

*Tels.  312 330 72 54 / 312 154 19 40       

Correo: biopsico@yahoo.com.mx

Las opiniones expresadas en este texto periodístico de opinión, son responsabilidad exclusiva del autor y no son atribuibles a El Comentario.

Botón volver arriba