ARTÍCULO: Mañana lo hago. Procrastinación

Por Psic. José Alberto Enciso Reyes

Cuando hablamos de procrastinar por lo regular lo asociamos con la conducta voluntaria o bien involuntaria que retrasa las acciones programadas. Especialistas en el tema consideran que, si bien es cierto que la procrastinación tienes que ver con la gestión del tiempo, esta tiene que ver más con la gestión de las emociones.

Piers Steel, psicólogo destacado en investigación acerca de la procrastinación y profesor de la universidad de Calgary, define procrastinación como, “una dilatación o aplazamiento voluntario ante los compromisos personales pendientes, a pesar de ser consciente de las consecuencias de hacerlo”.

Steel, considera que la procrastinación lejos de ser un problema que se circunscribe al ámbito académico, muestra claras evidencias en ámbitos muy distintos como el laboral, el cuidado de la salud, la atención familiar e incluso el tiempo libre.

El Dr. Yaser Dorri, psiquiatra del Sistema de Mayo Clinic en Austin, Minnesota, menciona que “cuando surgió el Covid-19, la gente no tuvo tiempo de adaptarse ni de procesar el nuevo estilo de vida. A consecuencia de los cambios bruscos respecto a cómo vivir la vida, el Covid-19 abrió el camino para una crisis de salud mental, aumentando el temor, estrés o depresión, generando mayor susceptibilidad a procrastinar”.

Ahora o Después. Pese a que somos conscientes que genera efectos negativos en nuestra vida diaria postergar las cosas, es necesario entender nuestro presente; llamado incertidumbre, donde la única constante es el cambio acelerado y continuo en nuestros estilos de vida, lo que genera “vivir” dando respuestas a muchas exigencias ante una batalla evolutiva en nuestro cerebro que pone a prueba nuestros hábitos que nos hacen experimentarnos tan seguros. Esto nos lleva a preguntarnos; ¿qué hacer ante una situación de crisis y cómo superar la procrastinación?; La respuesta está en la atención y en los hábitos que nos ayuden a gestionar nuestras propias emociones. Tim Pychyl profesor de la Universidad de Carleton, Canadá, cree que la razón detrás de la cual una persona pierde más el tiempo que otra, tiene que ver con la forma en la que cada uno gestiona sus emociones más que con el manejo del tiempo. Es decir; el problema de quienes retrasan sus tareas es la falta de control de emociones, afectando la capacidad de autocontrol.

 

Las opiniones expresadas en este texto periodístico de opinión, son responsabilidad exclusiva del autor y no son atribuibles a El Comentario.

Print Friendly, PDF & Email
Sin Comentarios

Deje su Comentarios