El Comentario - Universidad de Colima

ARTÍCULO: El gran mecenas del futbol colimense

Por Pepe Naranjo

Este día se cumplen dos años del sentido fallecimiento de Jimmy Manes Goldsmith, el empresario de origen Franco-inglés que desde la década de los años 80 llegó a México y desde ese momento decidió que nuestro país sería su tercera patria, donde quería vivir para siempre y morir aquí… y ambos deseos se cumplieron.

Amante del futbol, se involucró con la directiva de los Pumas de la UNAM, de donde fue invitado por la Federación Mexicana de Futbol (FEMEXFUT) para desempeñarse como Director de Relaciones Internacionales, al frente de la Selección Nacional de México, como responsable de la logística en los partidos de las eliminatorias de CONCACAF y en los Mundiales de Futbol, siempre de manera honoraria, sin cobrar jamás un salario por sus servicios, sino al contrario, muchas ocasiones aportando de sus propios recursos.

Jimmy adoptó al Estado de Colima como su casa y también en nuestra entidad fomentó el deporte que siempre le apasionó: el balompié.

Durante el sexenio del entonces Gobernador del Estado de Colima, Elías Zamora Verduzco, y con el aval del Instituto Colimense de la Juventud y el Deporte (INCOJUD), dirigido por el ex futbolista profesional Abel Zamora Prieto, Jimmy Goldsmith fue el artífice para que la Asociación de Futbol del Estado de Colima (AFEC) que presidía don Gilberto Morfín Salazar, solicitará y lograra la sede del Campeonato Nacional de Futbol Juvenil “Benito Juárez”, torneo financiado al cien por ciento por el propio Jimmy, quien además de patrocinar todo el evento, dio a la Selección de Colima (dirigida por el entrenador Mario Evangelista Brizuela) un trato de equipo profesional, concentrándola en un hotel durante todo el torneo, en el que a la postre Colima resultó Campeón Nacional Invicto.

Esa hazaña de que Colima fuera Campeón Nacional, Jimmy Goldsmith la repitió unos meses después, cuando también de la mano del mismo director técnico, Mario Evangelista, volvió a coronarse monarca nacional al futbol de Colima, sólo que en esa ocasión fue en la categoría de Primera Fuerza que tuvo como sede Quintana Roo. La celebración de ambos campeonatos nacionales por las calles de Colima fue espectacular e inolvidable.

FUTBOL PROFESIONAL

Una vez logrados esos dos títulos de campeón en el balompié Amateur, Jimmy incursionó en el futbol profesional a invitación de don Rafael Rebolledo Sánchez, dueño de “La Casa del Deportista”, quien había incursionado como directivo con el equipo Palmeros de Colima en el futbol de Tercera División Profesional para que sus hijos Sergio Rafael y César Osvaldo Rebolledo Zepeda pudieran jugar de manera profesional; sin embargo, la situación financiera se complicaba y Jimmy entró al rescate del equipo para cubrir los adeudos, subsanar pasivos y pagar salarios pendientes. El resultado fue convertir a Palmeros en un club triunfador y exitoso, incluso contratando a refuerzos de otras entidades del país.

Tras cerrar el ciclo de Palmeros, Jimmy Goldsmith asumió la responsabilidad del Club Deportivo Cihuatlán, que después se convirtió en Atlético Cihuatlán, logrando ascensos de Tercera a Segunda División y posteriormente de Segunda a Primera A, que era la antesala del máximo circuito del balompié profesional.

En su regreso a Colima, Jimmy inició un nuevo proyecto futbolístico con los Loros de la Universidad de Colima durante el rectorado de Miguel Ángel Aguayo López y José Eduardo Hernández Nava, donde también lo transformó en un proyecto exitoso durante más de una década (hasta el día de su sentido deceso).

Con Loros de la Universidad de Colima disputó finales y obtuvo el pase a la Liga de Ascenso, donde para cumplir con los requisitos de jugar como local, tuvo que ampliarse el aforo del Estadio Olímpico Universitario y realizar una serie de mejoras en muchos rubros, que Jimmy asumió de sus propios recursos, sin que le costara un solo peso a nuestra Máxima Casa de Estudios.

De manera complementaria, Jimmy creó un equipo alternativo para la Liga Nuevos Valores, donde se daba oportunidad a adolescentes y jóvenes colimenses que aspiraban a integrar el equipo mayor, haciendo la función de “semillero” deportivo.

JIMMY: GRAN CORAZÓN

Fue famosa la generosidad y solidaridad de Jimmy Goldsmith, pues además de apoyar a toda la plantilla de jugadores, cuerpo técnico y directivos con viviendas, comidas, ropa y otros apoyos, realizaba diversas acciones altruistas que no quería que se dieran a conocer, lo mismo apoyaba a centenares de personas con dinero para pagar la luz, predial, medicinas, que costeaba estudios médicos y operaciones quirúrgicas a personas de escasos recursos.

Fue famoso el programa “Gol de Corazón” que consistía en donar 20 despensas muy completas por cada gol que anotará o recibiera el equipo Loros, programa social con el que se apoyó la alimentación de miles y miles de familias colimenses en condiciones de vulnerabilidad, entrega que se hacía mensualmente a través del DIF Estatal Colima.

Los niños y niñas de las Casas Hogares de Colima también fueron objeto de apoyos permanentes en ropa, calzado, alimentación y Posadas navideñas.

Jimmy Goldsmith fue, sin duda alguna, el soporte económico y moral más importante en la historia del futbol en el Estado de Colima, a quien se le sigue debiendo un gran homenaje que reconozca la dimensión y generosidad del Mecenas del Futbol Colimense y Mexicano.

 

Las opiniones expresadas en este texto periodístico de opinión, son responsabilidad exclusiva del autor y no son atribuibles a El Comentario.

Print Friendly, PDF & Email
Etiquetas