El Comentario - Universidad de Colima

ARTÍCULO: ¿Te sientes hueco por dentro?

Por Ruth Holtz

Es hora de despertar. No puedes permitirte una vida que va dejándote hueco por dentro. Quizá te parezca una injusticia esa ironía de entregar todo, de esforzarte al máximo y que no haya resultado. Tal vez has vivido una vida que no es la que tú quieres y te has quedado hueco dando vida a una mentira. Es muy desgastante mantener una imagen que no corresponde a la realidad, hacer múltiples esfuerzos por dar lo que los demás esperan, dar lo mejor que puedes de acuerdo a ese ideal que imaginas debes ser y, al final te sientes hueco por dentro.

¿Qué pasa? Diagnóstico por favor. La vida es afuera pero también es adentro, no hay atajos. Un tiempo somos niños y obedecemos, vemos la vida a través de los ojos de nuestros padres o cuidadores sustitutos, respondemos a sus deseos, a que nos amen por cómo somos o lo que hacemos. Otro tiempo somos adolescentes y rebeldes, vemos la vida a través de nuestros caprichos y de nuestros primeros amores y queremos agradarles, pero que no nos atrapen y luchamos entre nuestro querer y el suyo. Otro tiempo cambiamos de padres y adoptamos a los jefes o a la empresa para que nos sigan diciendo qué hacer, cómo hacerlo y nos consolamos pensando que las recompensas bien valen la pena, el sueldo, la ganancia, el reconocimiento o el puesto.

Pero seguimos quizá sin vivir nuestra vida, porque la vida no es sólo esas cosas que exteriormente parecen ser la fuente de la felicidad, sino adentro. ¿Quién soy? ¿Cómo quiero ser? Quiero amar y también ser libre, quiero ser mi mejor versión y al mismo tiempo lo que los demás quieren de mí, dificultades a veces irreconciliables.

Pasando un tiempo nos sentimos huecos, vacíos, que la vida no tiene sentido, que todo es en vano. Es tiempo de vivir la vida desde adentro, buscar en lo profundo, pero no es fácil. Podemos encontrar una gran acumulación de resentimientos, de situaciones que no sanaron, de asuntos pendientes, de decepción y tristeza, de anhelo de amor. Tenemos una historia que no ha sido meditada, en la que no se ha cosechado lo que de ella ha resultado. Es hora de iniciar un viaje al interior y conocernos, recapitular nuestra historia, sanar heridas, perdonar.

La psicoterapia es una de las mejores herramientas para esa labor de exploración, de auto confrontación, de sanación, entrenamiento y modificación de nuestro carácter, así como un replanteamiento de nuestras creencias, de nuestros valores, de nuestra espiritualidad, y entonces, consciente de que quizá llevaste una vida enfocada hacia afuera, que ignoró al ser que habita en tu interior, puedes empezar.

Liberarte de cadenas y buscar realizar tus sueños sepultados, volver a tener ilusión, retarte a amarte a ti mismo para que tu amor a los otros no sea falso ni desgastante, sino que brote de la abundancia de amor en tu corazón, sin dejarte vacío sino pleno. Entonces podrás acceder a hacer las cosas como fruto del amor que sientes por ti mismo y por lo tanto, por todo lo que te alimenta, te rodea, te enriquece. Entonces serás libre para crear la mejor versión de ti mismo, nacido de tus propios parámetros, fruto de la madurez, del conocimiento obtenido por las lágrimas o comprendido a través de tu espiritualidad que te da un motivo trascendente. En fin, entonces y sólo entonces, empezarás a sentirte pleno, ese hueco habrá sido rellenado y tú ahora estarás en posición de aceptar la vida como venga sin perder de vista que es una aventura donde tu aliado eres tú mismo y, por lo tanto, es sumamente satisfactorio, pase lo que pase. Si no vives así, ayúdate de una psicoterapia. No es el único camino, pero si uno que evitará que te mientas a ti mismo porque hacerlo te dejará hueco. ¿Y luego qué? ¿Hay algo en este mundo que podrá llenarte si estás rechazándote a ti mismo? Como dice la Biblia: “Ama a tu prójimo… como a ti mismo”. ¿Cómo? Como a ti mismo. Sin amor a uno mismo, tu amor es una mentira que te deja hueco, pues te desvives por los demás, huyendo de ti mismo, borrándote y haciéndote sentir vacío y siempre en pleito contigo mismo.

 

Teléfonos: 312 330 72 54 / 312 154 19 40

Correo: biopsico@yahoo.com.mx

 

Las opiniones expresadas en este texto periodístico de opinión, son responsabilidad exclusiva del autor y no son atribuibles a El Comentario.

Print Friendly, PDF & Email
Etiquetas