Atención de niños quemados podría ascender hasta a 1 millón de dólares

El 17 de abril arranca la campaña de concientización y prevención de quemaduras en menores que la Fundación Michou y Mau llevará a cabo en el marco del Día Nacional de Prevención de Quemaduras en Niños, Niñas y Adolescentes, el cual se conmemora el 27 de abril.

En rueda de prensa, la representante de la Michou y Mau en Colima, Laura Salazar, indicó que la prevención es uno de los objetivos de la Fundación, por ello se busca que dicha campaña involucre a todas las personas, a todos los sectores, desde el político, el social, así como la población en general, a ser más conscientes de lo que es la prevención de las quemaduras.

“Lamentablemente las quemaduras son una situación muy cotidiana en nuestro país, muchos niños mueren a causa de quemaduras y muchas veces por falta de atención”, refirió Laura Salazar.

Dijo que como Fundación consideran que la mejor forma de ayudar a un niño y niñas es enseñarse a no quemarse, a reconocer dónde están los riesgos, los peligros y el o ella mismo pueda ayudarse para evitar una quemadura, ya sea leve o grave.

En cuanto a la campaña, la representante de Michou y Mau en Colima dio a conocer que a partir del 17 de abril iniciarán a difundir información sobre la prevención, esto a través de cápsulas informativas y entregando volantes para llegar al mayor número de personas que pueden salvar vidas.

Sobre las acciones realizadas por esa organización civil, indicó que han realizado más de 2 mil viajes en el transcurso de varios años de niños y niñas que han sido canalizados a los hospitales especiales, principalmente el de Galveston, en Texas; explicó que estos nosocomios reciben a menores que tengan quemaduras en 30% o más de su cuerpo, los que tienen menos se atienden en hospitales con la especialidad en quemaduras en México.

Indicó que, en el caso de los menores de Colima, así como de algunos municipios de Michoacán y Jalisco, se canalizan al hospital de Guadalajara, donde se cuenta con una unidad de quemados, y si el daño es mayor, se hacen las gestiones para su traslado al hospital de Galveston.

“Aquí desgraciadamente, aunque la intención de la Fundación es mandar a todos, no siempre (es posible), se tiene la limitación de que el hospital reciba a los niños, ya sea por ocupación o porque haya un menor con mayor gravedad en su salud”, refirió.

Sin embargo, añadió, “también se debe agradecer la atención de los hospitales, pues, por ejemplo, un niño con un 40 o 50% de daño corporal, al Hospital Shriners de Galveston le cuesta 500 mil dólares, solo el tratamiento inicial, ya el tratamiento posterior, como cirugías, rehabilitación, terapias, apoyo psicológico, puede incrementarse hasta en 1 millón de dólares si el daño es en más área corporal y se les deja de dar atención hasta los 21 años”.

Laura Salazar resaltó que “en la Fundación no solo se busca atender a los niños quemados, sino también ofrecer capacitación a médicos, enfermeras, bomberos, paramédicos, entre otros, para la mejor atención y cuidado de los menores con daño corporal por quemaduras y que la primera atención sea la adecuada”.

Finalmente, resaltó la importancia de la campaña de prevención y concientización para evitar un deterioro en la salud de los menores, pero también la salud psicológica del propio niño y de la familia, pues además del daño físico, se sufre discriminación.

Print Friendly, PDF & Email
Sin Comentarios

Deje su Comentarios