Aumentan morbilidad y mortalidad a causa de enfermedades cardiovasculares

Aumentan morbilidad y mortalidad a causa de enfermedades cardiovasculares

En el marco del Día Mundial del Corazón, la jefa del Departamento de Enfermedades Crónicas y Rejuvenecimiento de la Secretaría de Salud y Bienestar Social hizo un llamado a redoblar esfuerzos y sensibilizar a la población en la importancia de cuidar ese vital órgano, porque está aumentado la morbilidad y mortalidad por enfermedades cardiovasculares.

Indicó que este año, la conmemoración del 29 de septiembre se centró en crear y promover espacios saludables para el cuidado del corazón, tanto en la comunidad, en el trabajo, en la escuela y donde se realizan actividades físicas o de recreación.

“Es importante que las personas podamos tomar decisiones informadas sobre el cuidado de nuestro corazón, pues las enfermedades cardiovasculares son la primera causa de muerte a nivel mundial, al cobrar alrededor de 17 millones de vida por año. Esa cifra podría crecer en el 2030 hasta los 30 millones”, indicó.

Señaló que en México y Colima esas enfermedades son las primeras causas de muerte.

La buena noticia, dijo, es que las enfermedades cardiovasculares son determinadas o tienen como factores de riesgo aquellos que se denominan modificables, en los que se puede incidir y modificar, tales como niveles de glucosa para no sufrir diabetes; niveles de presión arterial contra la hipertensión o el peso y grasa corporal para no desarrollar obesidad.

La alimentación correcta y la actividad física, comentó, son ajustes que se pueden realizar para no presentar enfermedades cardiovasculares, especialmente si se mantiene el sedentarismo y se abusa de sustancias como alcohol y tabaco, que dañan al corazón.

Las enfermedades más comunes que se presentan, indicó, pueden ser un infarto al miocardio, un accidente cerebro-vascular a expensas de una hemorragia o de un infarto, un angina de pecho, una arritmia o insuficiencia cardíaca.

“Todas estas pueden llevarnos directamente a un fallecimiento o a presentar algún tipo de discapacidad producto de una complicación, lo que va a provocar gastos altos en la atención médica, tanto privada como pública, pero también en la calidad de vida de quien lo presente porque se va a ver seriamente afectado”, advirtió.

Para cuidar el corazón, expuso, hay que llevar una alimentación correcta, balanceada, de acuerdo a las características personales y necesidades calóricas, así como realizar actividad física. La OMS estipula un mínimo de 150 minutos a la semana.

Una de las hormonas que más puede afectar al corazón, indicó, es el cortisol, producto del estrés, preocupación o emociones negativas, de allí la importancia del manejo de ellas, así como reducir el consumo de alcohol y tabaco, y bajar de peso.

Hizo ver que la obesidad es uno de los factores cardiovasculares más importantes para presentar esas enfermedades.

“Este año el lema se centró en usar el corazón para conectarnos, para cuidarlo, para nutrirlo, para acercarlo a otros corazones a través de usar todas las tecnologías y herramientas digitales que hoy en día tenemos a la mano; propiciar la difusión de información con evidencia científica, para que la pongan en práctica con su familia”, indicó.

Print Friendly, PDF & Email