Autoriza Obispo de Colima la celebración de misas

En una carta a los feligreses, el Obispo de Colima, Marcelino Hernández Rodríguez, explica que en el marco de la actual pandemia por coronavirus Covid-19, “vemos oportuno y necesario poder continuar las actividades pastorales con prudencia y diligencia”.

Por ello, exhorta a los sacerdotes de la Diócesis de Colima “a que personalmente puedan ir retomando las actividades propias de la vida parroquial con mayor intensidad y cuidado”.

Así, el obispo autoriza la “celebración de la Santa Misa con una pequeña participación de fieles que puedan guardar la sana distancia”, es decir, que en los templos se registre un “50% de la capacidad”.

Los fieles, pide, deberán participar “siguiendo los protocolos de sanidad: medidor de temperatura, uso del cubrebocas y gel antibacterial”.

De igual manera, el Obispo de Colima autoriza a los sacerdotes al “acompañamiento espiritual y la asistencia en las confesiones” y a ofrecer el “servicio de la catequesis según las posibilidades de cada comunidad”, dando preferencia a las sesiones en línea.

Habrá, además, “la celebración de los sacramentos y demás celebraciones y ejercicios de piedad” y los “servicios de oficina”.

Tras subrayar que “retomar con prudencia y mucha responsabilidad nuestras tareas y servicios pastorales es una acción que no se puede posponer”, el Obispo indica que “vemos oportuno y necesario poder continuar las actividades pastorales con prudencia y con diligencia, así como otras organizaciones gubernamentales lo han estado haciendo”.

El máximo responsable de la Iglesia católica en Colima pide que “se prevea con responsabilidad el reinicio de actividades, según las posibilidades de cada comunidad, evitando la aglomeración de personas”.

Marcelino Hernández Rodríguez pide también que “el servicio que muchos fieles comprometidos ofrecen a la Iglesia, pueda dirigirse en estas circunstancias al cuidado, higienización, acompañamiento y organización de las celebraciones, para cuidar el buen desempeño y el cuidado de cada uno”.

El Obispo de Colima insiste en su carta en la necesidad de respetar los protocolos sanitarios para evitar la propagación del Covid-19, recalca que si la Iglesia católica desea “retomar nuestros servicios es porque estamos seguros que es para hacer un bien y no un mal”.

Print Friendly, PDF & Email