Biomimética, tecnología basada en la Naturaleza

La primera gran revolución industrial tuvo lugar gracias a una energía barata como el carbón, a la que luego complementó el petróleo. Eran tiempos en los que, literalmente, el oro negro afloraba de forma espontánea en Estados Unidos y la explosión en la productividad, a lomos de la máquina de vapor, propulsó a nuestra civilización hacia la modernidad. Sin embargo, el agotamiento de los recursos y una creciente sensibilidad ecológica han propiciado una nueva era: la de la eficiencia energética y las energías renovables.

Hoy, una de las principales cartas de presentación de los automóviles es su reducción en el consumo de combustible, cuando no la utilización de baterías eléctricas. De igual modo, términos como la economía circular, con un aprovechamiento absoluto de los residuos como parte del ciclo productivo, cobran una importancia creciente.

El biofísico e ingeniero Otto Schmitt denominó biomimética o biomímesis (del griego bios, vida y mímesis, imitación) y de la que fue precursor el famoso inventor Leonardo Da Vinci. A la fecha, tiene aplicación en prácticamente todas las ramas de la ciencia y la tecnología.

La biomimética o bioinspiración o lo que es lo mismo: la aplicación de principios naturales a soluciones tecnológicas, en el pasado hemos hablado de biopegamentos inspirados en las babosas o de piñas de coníferas como inspiración de edificios autosuficientes. Ahora queremos hacer un pequeño repaso por una serie de tecnologías que, partiendo de la biomimesis, permiten ahorrar energía.

 

Aletas de ballena para mover motores

“Eso está mal”, indicó Frank Fish, un experto en dinámica de fluidos, al ver una escultura de una ballena en una tienda de regalos. Se refería a las protuberancias que, en principio, deberían ocupar la parte trasera de las aletas del cetáceo y, sin embargo, cubrían la parte delantera.

Aquello parecía a todas luces ineficiente, sin embargo, investigó un poco y acabó por descubrir que ni el artífice de la escultura ni la naturaleza habían metido la pata: los bordes dentados eran mucho más eficaces que las soluciones utilizadas hasta la fecha en todo tipo de turbinas y ventiladores.

Las protuberancias canalizan el agua y crean múltiples remolinos que generan turbulencia, lo que le da a la ballena mayor impulso permitiéndole girar las aletas en mayores ángulos y reducir la resistencia al agua.

Poco después fundaría WhalePower Tubercle Technology, una startup que ha desarrollado desde ventiladores de tarjetas gráficas hasta sistemas de refrigeración para motores diésel basados en estos “tubérculos” de las ballenas.

 

Los enjambres de abejas enseñan a optimizar el gasto energético

Uno de los principales adalides de la búsqueda de respuestas tecnológicas en la naturaleza es el Instituto de Biomimesis (Biomimicry Institute). Unos de sus últimos diseños de eficiencia energética es una solución de software bautizada como Swarm Logic que se basa en los patrones de comunicación de las abejas. Este software permite controlar los dispositivos que más gasto energético suponen dentro de un sistema, como sistemas de aire acondicionado y equipos de calefacción, adaptándolos a la demanda. Según sus promotores, la solución puede ofrecer un ahorro energético de entre el 15 y el 30%.

 

El movimiento de las algas, una lección electrocinética

La energía solar o eólica ya forman parte integral del mix energético. De hecho, países como Portugal han llegado a funcionar exclusivamente con energías renovables durante cuatro días consecutivos, algo impensable hace una década. Sin embargo, existe otra energía renovable que no copa tantos titulares, pero ofrece un potencial inmenso: la energía de las mareas. Tratando de encontrar un sistema óptimo para aprovechar la energía cinética del mar, los investigadores australianos de BioPower Systems decidieron documentarse en una especie con una gran experiencia en el ramo: las algas marinas. Esta vegetación submarina, que puede llegar a medir varios metros de longitud, acompaña a las mareas en lugar de ofrecer resistencia a ellas. Su vaivén ante el oleaje les inspiraría para crear BioWave, un sistema de cabezas pivotantes mecidas por el agua. Hoy en BioPower Systems ya están desarrollando una planta energética capaz de generar 1 MW.

Print Friendly, PDF & Email
Etiquetas
Sin Comentarios

Deje su Comentarios