Calificaciones quedan en segundo término; SEP emite orientación a maestros

La evaluación de estudiantes de preescolar, primaria y secundaria para este ciclo escolar deberá dejar en segundo término la asignación de calificaciones, incluso como medio de presión, que suele ser predominante en la tradición escolar.

La Secretaría Educación Pública (SEP) emitió una serie de orientaciones a maestras y maestros para evaluar a sus estudiantes en el contexto de la pandemia de Covid-19, entre las que destacan la recomendación de adoptar estrategias complementarias como la propia autoevaluación de alumnos y alumnas, así como de sus padres de familia.

Asimismo, la evaluación de los saberes adquiridos durante el periodo de contingencia sanitaria, que no se consignan explícitamente en el programa de estudios pero que constituyen aprendizajes relevantes para la vida y la realización de tareas y actividades sobre los aprendizajes esperados.

Tras reconocer que hay alumnos con los que se ha tenido una comunicación y participación intermitente y con otros prácticamente inexistente, las orientaciones emitidas por la SEP, indican que en las boletas de evaluación se deberá consignar esta situación y la calificación se reportará posteriormente, una vez que haya condiciones para llevar a cabo la valoración del educando.

De acuerdo con el documento “Las orientaciones pedagógicas y criterios para la evaluación el aprendizaje para la educación preescolar, primaria y secundaria en el periodo de contingencia sanitaria generada por el virus SARS-CoV2 para el ciclo escolar 2020-2021”, la evaluación del aprendizaje debe adaptarse a las circunstancias actuales, colocando en primer lugar su gran finalidad de aportar información para mejorar la acción educativa.

De acuerdo con el documento dirigido a los secretarios de Educación de las entidades federativas u organismos descentralizado, para que a su vez lo difundan a maestros y maestras, una evaluación justa toma como parámetro el punto de partida de los alumnos, antes de la intervención pedagógica, y no sólo el resultado final esperado por lo que debe ser reconocido el esfuerzo de estudiantes en acciones promovidas por el titular de grupo, en la estrategia Aprende en Casa II.

“Sería injusto atribuir a la irresponsabilidad o falta de interés de niñas, niños y adolescentes un bajo nivel de involucramiento, o el escaso avance en su aprendizaje, cuando enfrentan barreras de aprendizaje”, plantea.

 

Print Friendly, PDF & Email
Etiquetas
Sin Comentarios

Deje su Comentarios