Mundo

Califican al 2021 como “muy fecundo” para los cocodrilos de una central nuclear en Florida

Los cocodrilos americanos que viven en los canales de enfriamiento del complejo de centrales nucleares y de gas de Turkey Point, en el sur de Florida, gozan de una buena salud reproductiva a tenor del récord de crías de 2021.

De los 27 nidos viables descubiertos el año pasado por los biólogos del programa de conservación de la especie Crocodylus acutus promovido por la compañía energética FPL, que maneja las centrales, surgieron 565 crías, el mayor número en 40 años, según un comunicado de la empresa Florida Power & Light (FPL).

Turkey Point, a solo 40 kilómetros al sur de Miami, es un refugio perfecto para los vulnerables Crocodylus acutus, animales diferentes a los caimanes y a los aligátores, especies que también habitan en Florida.

La extrema seguridad del lugar, donde no hay más personas que los trabajadores de las dos plantas nucleares gemelas y la de gas, y la gran cantidad de espacio de que disponen -unas 4,455 hectáreas- han ayudado a que el programa sea un éxito.

Los cocodrilos viven en los canales de enfriamiento del agua que se utiliza en las centrales, que miden un total de 270 kilómetros y están separados entre sí por terraplenes artificiales cubiertos de vegetación.

Las hembras ponen sus huevos en abril o mayo y la eclosión se produce en unos 90 días.

Las madres tienen un reloj biológico que les indica cuando sus hijos van a romper el cascarón con una especie de diente que tienen en el morro para ese fin y cuando oye sus primeros ruidos corre al nido a agarrar todos los huevos y con ellos en la boca se lanza al agua.

En un comunicado, Kate MacGregor, vicepresidenta de servicios ambientales de FLP, dijo que “el trabajo incansable demostrado en Turkey Point ha resultado en un aumento significativo de la población de cocodrilos estadounidenses que alguna vez estuvo en peligro”.

Según FPL, en 2021 se realizaron esfuerzos para alentar a las hembras de cocodrilo a regresar a sus sitios de anidación mediante la preparación de lugares donde otros años pusieron huevos y la mejora continua de la calidad del agua del sistema de canales.

Estos factores contribuyeron en gran medida al éxito de anidación y eclosión, produciendo 27 nidos exitosos, solo superado por los 28 nidos de 2008.

Esta estrategia se implementará nuevamente para la temporada de anidación de 2022, señaló FPL.

Con información e imagen de EFE

Botón volver arriba