Carrillo Puerto, personaje fundamental de la revolución en el sureste: Armando Bartra

En una primera lectura, el libro Suku’un Felipe. Felipe Carrillo Puerto y la revolución maya de Yucatán parece una biografía novelada del personaje histórico, pero la apuesta de Armando Bartra va más allá: su objetivo fue acercarse a la Revolución Mexicana en el sureste de México, siendo el personaje fundamental en ese proceso.

“Todo personaje es polémico, Carrillo Puerto lo es, porque es un personaje políticamente importante en el sureste del país en el periodo de la Revolución Mexicana, pero mi acercamiento no fue tanto por él, a pesar de que es bastante atractivo desde todos los puntos de vista, tiene una vida novelesca, sino por el periodo histórico del que es protagonista: me interesa la historia de México y me he acercado, en la medida de lo posible, a la Revolución Mexicana; ahora, he tratado de darle una visión más cercana a ese periodo en el sureste”.

De acuerdo con el profesor e investigador de la Universidad Autónoma Metropolitana, unidad Xochimilco, si la revolución viene del norte, tiene una presencia muy especial en el centro y en el centro-sur del país, pero ya en el sureste tiene menos fuerza y fue más tardía, de ahí el interés por lo que pasaba en toda esa región en los años de la revolución.

“Llegué al personaje a través de la historia de la revolución, no con el personaje directamente. Creo que Carrillo Puerto es el protagonista más importante de la Revolución Mexicana de 1910-1930, si queremos incluir todo, en el sureste. Otro sería Tomás Garrido Canabal, pero creo que, en términos de la propuesta política, de lo que representó, es mucho más pesada la figura de Felipe Carrillo Puerto”.

Felipe Carrillo Puerto (1872-1924) nació en Motul, Yucatán; fue un defensor de las comunidades mayas y los jornaleros de las haciendas henequeneras, al grado que, al asumir la gubernatura, en 1922, su primer discurso lo pronunció en lengua maya.

Lo más importante de estudiar al carrillismo para entender a la revolución es porque su labor la desarrolló en una zona donde la mayoría de la población es indígena, específicamente maya; los acontecimientos de los que habla en el libro Armando Bartra ocurren a partir de 1915, sobre todo de 1917 y se prolongan hasta 1924, el año del asesinato de Felipe Carrillo Puerto.

“Si pensamos la Revolución Mexicana y aceptamos la cronología habitual, en Yucatán no hubo revolución, porque hubo un maderismo bastante desdibujado; la Revolución Mexicana se enraíza a partir de 1915, muy claramente con Felipe Carrillo Puerto y, en efecto, lo hemos tenido un poco marginado”.

En ese sentido, nadie pone en duda que en el centro del país el zapatismo fue importante para las comunidades, donde se sabía quién era Zapata y por qué luchaba; el problema, a decir de Armando Bartra, es que cuando llegó al sureste, el movimiento ya había derrocado a Porfirio Díaz, por lo que se presenta como un hecho extraño.

“Con el paso de los años, la revolución vuelve a cobrar terrenalidad y la ‘gente de a pie’ empieza a enrolarse en la revolución: el Carrillismo contaba con bases sociales, pero hace una revolución tardía, cuando ya en el resto del país se iba hacia la institucionalización”.

En dos años de gobierno, Carrillo Puerto diseñó lo que hubiera sido una transformación profunda de lo que era Yucatán en ese momento, pero fue fusilado en enero de 1924.

“Para ponernos de moda”, en palabras de Armando Bartra, uno de los asuntos que más interesaba a Carrillo Puerto fue el de las vías de comunicación en la Península, lo que hacía que no se aprovechaban las oportunidades de la región, “debían ser puestos en valor y esos son temas vinculados con la idea de gobernar. De ahí la vigencia de su vida y de su obra”.

Print Friendly, PDF & Email
Sin Comentarios

Deje su Comentarios