Casi la mitad de la población no tiene acceso a diagnósticos básicos para enfermedades comunes

Casi la mitad de la población no tiene acceso a diagnósticos básicos para enfermedades comunes

Casi la mitad de la población mundial (47%) no tiene acceso o solo limitado a pruebas y servicios de diagnósticos que son esenciales para enfermedades como la diabetes, la hipertensión o el VIH, publicó The Lancet.

Las mujeres embarazadas, además, no tienen pruebas básicas para la hepatitis B y la sífilis. Sin el acceso a diagnósticos precisos, de alta calidad y asequibles, muchas personas quedarán sin tratar, serán sobretratadas, infratratadas o estarán expuestas a cuidados innecesarios y potencialmente dañinos.

La brecha diagnóstica es mayor en la atención primaria, donde solo alrededor del 19% de la población de los países de renta baja y media-baja tiene acceso a las pruebas más sencillas (que no sean para el VIH o la malaria).

La pandemia de Covid-19 ha demostrado que un diagnóstico preciso y a tiempo es básico para que cualquier sistema sanitario funcione, escriben expertos de The Lancet, quienes piden que se invierta de forma “urgente” en mejorar el acceso a las pruebas en la atención primaria.

Un acceso generalizado a pruebas y servicios de diagnóstico clave es indispensable para alcanzar las prioridades de cobertura sanitaria universal, mitigación de la resistencia a los antimicrobianos y preparación para las pandemias

El análisis fue dirigido por la Comisión de Diagnóstico de The Lancet, que reúne a 25 expertos de 16 países, la cual hizo un llamamiento a los políticos para que cierren la brecha de los diagnósticos, mejoren el acceso y amplíen su desarrollo más allá de los países ricos.

En los países de renta alta, la posibilidad de utilizar los laboratorios de salud pública, además del sector privado, fue fundamental para aumentar la capacidad de análisis, pero muchos otros de renta baja y media se vieron perjudicados y no pudieron alcanzar la plena capacidad de análisis.

Los diagnósticos incluyen un conjunto de pruebas y servicios clave que son esenciales para entender la salud de un paciente, desde muestras de sangre, tejidos u orina, a imágenes de diagnóstico como radiografías, ecografías, resonancias magnéticas, TAC o medicina nuclear.

“Hay 3 cosas esenciales para la seguridad sanitaria: la seguridad de los diagnósticos, de las vacunas y de la terapéutica. Los sistemas sanitarios fuertes, y un sistema de salud pública fuerte, requieren las 3 cosas”, destacó el director de los Centros Africanos de Control y Prevención de Enfermedades, John Nkengasong.

El experto apuntó que la equidad comienza con la regionalización de la producción de productos de seguridad sanitaria en la medida de lo posible, diagnósticos incluidos.

En los últimos 15 años se han producido “extraordinarias innovacionestecnológicas e informáticas que han transformado los diagnósticos, pero los beneficios no se reparten equitativamente.

Con información de EFE

Print Friendly, PDF & Email