Mundo

Celebra Biden la tregua en Yemen, pero urge a terminar la guerra

El presidente de Estados Unidos, Joe Biden, celebró este viernes la tregua de 2 meses alcanzada por las partes en conflicto en Yemen, que comenzará mañana, 2 de abril, aunque dijo que no es suficiente y que resulta “imperativo” terminar la guerra.

“Esta iniciativa es un alivio temporal largamente esperado para el pueblo yemení”, indicó el presidente estadounidense en un comunicado, en el que tildó los compromisos alcanzados en el alto el fuego de “pasos importantes, pero insuficientes”.

“Tras 7 años de conflicto, los negociadores deben llevar a cabo el difícil, pero necesario trabajo para lograr compromisos políticos que traigan consigo un futuro de paz a la gente de Yemen”, apuntó Biden.

El mandatario agradeció el liderazgo en esta cuestión de Arabia Saudí y Omán, así como “el duro trabajo” del Gobierno yemení y la confianza que han depositado en la medicación de las Naciones Unidas.

Biden aseguró que EUA trabajará para prevenir cualquier amenaza a sus países amigos y socios, a la vez que se esforzará para lograr una “desescalada” del conflicto y la paz en toda la región.

Las partes beligerantes en el Yemen, cuyo conflicto ha derivado en la peor crisis humanitaria del planeta según la ONU, alcanzaron este viernes un acuerdo para un alto al fuego integral de 2 meses y que dará inicio el sábado, coincidiendo con el comienzo del mes sagrado musulmán del Ramadán.

Esta tregua, una de las más extensas desde que se inició el conflicto en 2014, fue anunciada por el enviado especial de la ONU para el Yemen, Hans Grundberg, y se logró tras unas largas conversaciones con los grupos beligerantes con la promesa de levantar el bloqueo de las principales instalaciones controladas por los rebeldes hutíes.

La importancia de esta tregua se debe, además, a que las partes no solo aceptaron detener sus operaciones militares dentro del Yemen, sino que también los ataques con misiles y drones hutíes contra Arabia Saudí.

El conflicto comenzó en 2014 con la conquista de amplias zonas del país por parte de los hutíes, un movimiento chií apoyado por Irán, y se radicalizó un año después con la intervención de la coalición árabe, encabezada por Arabia Saudí.

Con información e imagen de EFE

Botón volver arriba