Mundo

Chile se prepara para la presentación oficial de la propuesta de Constitución

En una simbólica ceremonia, la convención que redactó la propuesta de nueva Constitución de Chile presentará este lunes (4) el texto final a la ciudadanía, que tendrá hasta el próximo 4 de septiembre para decidir si lo aprueba o rechaza en un plebiscito obligatorio.

En el antiguo Congreso Nacional, ubicado en Santiago, el órgano hará entrega del proyecto al presidente del país, el progresista Gabriel Boric, cerrando así un capítulo que pasará a los anales de la historia del país.

Dos meses tendrán los chilenos para decidir en un referéndum si están satisfechos con la propuesta, la primera Constitución que emana de un proceso plenamente democrático en la historia del país, o si prefieren mantener la actual, heredada de la dictadura de Augusto Pinochet (1973-1990).

Cerrando un capítulo

Hace un año que se instaló y comenzó a trabajar a contrarreloj la convención constituyente, la primera paritaria del mundo y conformada por 155 personas -en su mayoría de tendencia progresista- elegidas en las urnas.

El grupo concluyó el pasado martes el texto, que consta de 390 artículos orientados a engrosar los derechos sociales y a responder a las demandas de igualdad que emanaron de las masivas protestas sociales de 2019.

El constituyente y académico Agustín Squella está satisfecho con el resultado y señala que “el texto es, en general, mejor que la media de las Constituciones del continente”.

“Lo más relevante es su orientación, porque declara por primera vez a Chile un Estado social y democrático de derecho”, dijo a EFE.

La politóloga de la Universidad de Chile, Julieta Suárez-Cao, destacó que la convención haya concluido su trabajo en el plazo establecido con un texto respaldado por dos tercios de la convención, y señaló que la propuesta es “muy innovadora”. 

El proyecto, afirmó a EFE, se aleja de lo que fueron “las Constituciones latinoamericanas de principios de siglo, que concentraban mucho poder en el Ejecutivo” y logra “fortalecer el Congreso y dar voz a las regiones”.

¿Un país polarizado?

El derecho a la interrupción voluntaria de embarazo, crear un sistema de seguridad social o más autonomía para los pueblos indígenas son algunas de las propuestas más rupturistas del texto, que ha sido enormemente elogiado por el progresismo pero tildado de “partisano” o “indigenista” por los conservadores.

“Chile ha tenido delante una oportunidad tremenda, pero la ha malgastado. Hoy en día estamos ante un texto sesgado que no representa la mayoría”, opinó por su parte el constituyente Hernán Larraín, uno de los rostros de la centro-derecha chilena.

El texto, aclaró a EFE, deja a Chile “en una situación comprometida y más polarizado que nunca, muy dividido de cara al plebiscito de salida del 4 de septiembre”.

Así lo reflejan los principales sondeos, que durante meses dieron por vencedora la opción de aprobar la nueva carta magna, pero que hace pocas semanas se dieron la vuelta para otorgar ventaja al rechazo.

Con información e imagen de EFE

Print Friendly, PDF & Email
Botón volver arriba