Opinión

COLUMNA: A propósito

Arma AMLO conflicto religioso mundial

Por Fernando Moreno Peña

La visita a nuestro país de Antony Blinken, secretario de Estado de Estados Unidos, el 12 de septiembre, en el marco del Diálogo Económico de Alto Nivel, dejó dos cosas claras a decir de mexicanos que viven en EUA: que el Gobierno de México tiene una “oportunidad de oro” en la oferta estadounidense para la fabricación de microchips y que le “leyeron la cartilla” y por eso cambió de postura en materia energética, entre otros temas.

El presidente Andrés Manuel López Obrador había advertido que, en su mensaje por el aniversario de la lucha de Independencia, hablaría de las diferencias con Estados Unidos en el tema energético y expresaría su postura a la administración de Joe Biden, lo que no ocurrió. Y que bueno que no ocurrió, porque el presidente AMLO tenía planeado arremeter, en la fiesta de la independencia de México, contra el gobierno de EUA, lo cual hubiera sido grave, por el tema de los migrantes mexicanos, las remesas y la relación comercial enmarcada en el T-MEC.

Ante el reclamo de EUA, hecho por el secretario de Estado, AMLO reculó y que bien que lo hizo, pero para mantener su belicosidad y ánimo de polarización, arremetió contra los organismos internacionales y contra los líderes mundiales por el tema de Ucrania, el caso era pelear, aunque no se tenga éxito, ni razón ni conocimiento de la realidad internacional.

El presidente AMLO muchas veces repitió su idea de que la mejor política exterior era la política interior y se negó a acudir a las cumbres de líderes mundiales.

Su desvarío se expresa en sus bravatas hacia el gobierno del presidente Biden y sus clases de historia de Estados Unidos a domicilio; en sus descalificaciones hacia legisladores estadounidenses; en sus continuos reclamos a España y su exigencia de que se disculpe por hechos ocurridos hace 500 años.

Ahora censura a la ONU, “presa de una ineficacia política que la deja en un papel meramente ornamental”, al tiempo que clama por la fraternidad universal y propone un cándido plan de paz para Ucrania. Por cierto, habla de guerra, pero nunca de la agresión injusta y alevosa emprendida por Rusia.

El presidente AMLO clama por la paz y la fraternidad en el Mundo, pero tiene incendiado a México, cada mañana polariza y ataca y amenaza a quienes no piensan como él. AMLO critica la guerra de afuera y atiza la guerra de adentro del país.

La propuesta de paz

El presidente Andrés Manuel López Obrador planteó la creación de un comité para lograr la paz en el conflicto bélico entre Rusia y Ucrania, avalado por el Consejo de Seguridad de la Organización de las Naciones Unidas.

En el Zócalo de la Ciudad de México y ante la tropa que participó en el desfile cívico-militar, el presidente arremetió contra las grandes potencias, la ONU y la OTAN, que, en su opinión, no han ayudado a encontrar una solución pacífica a este conflicto armado.

El comité para la paz estaría integrado por el primer ministro de la India, Narendra Modi, el jefe del Estado Vaticano, el papa Francisco, y el secretario general de la ONU, António Guterres, quienes deberán buscar el cese de las actividades bélicas y un diálogo con los presidentes de Ucrania, Volodimir Zelenski, y Rusia, Vladimir Putin.

“Se trata de buscar con urgencia un acuerdo para detener la guerra en Ucrania y lograr una tregua de cuando menos cinco años entre las naciones y dedicar ese tiempo para enfrentar los grandes problemas económicos y sociales que aquejan y atormentan a los países del Mundo”.

“Hay grupos de interés situados en posiciones de poder gubernamental o económico que se esmeran en conducir la política hacia el conflicto y en vez de enmendar el error optan por profundizarlo sin importar el sufrimiento de la humanidad ni el daño que causan a la estabilidad de las naciones”.

El presidente AMLO siempre propone cosas disparatadas a las naciones del Mundo, hace recomendaciones a Biden, al Papa Francisco y a las organizaciones mundiales y las propuestas que hace nunca se acompañan de su presencia en los foros internacionales para hacerlas valer y presentarlas personalmente y trata siempre que otros líderes del Mundo lleven a cabo lo que él propone y luego se enoja y los difama cuando no le hacen caso.

La propuesta de AMLO está destinada al fracaso y los primeros en rechazarla  antes de que se formalizara fueron los miembros del gobierno ucraniano: “‘Pacificadores’ que usan la guerra para sus propias RP (relaciones públicas) sólo sorprenden”, escribió en su cuenta oficial de Twitter Mykhailo Podolyak, asesor del presidente Volodimir Zelenski, dirigiéndose explícitamente a Andrés Manuel López Obrador”.

“¿Su plan es mantener a millones bajo ocupación, aumentar los entierros masivos y darle tiempo a Rusia para renovar las reservas antes de la próxima ofensiva? Entonces su plan es un plan ruso”.

La propuesta de AMLO ofende a Ucrania, porque no se pueden sentar a discutir estando invadidos, la propuesta alarga y legitima la invasión, pues los territorios ocupados por Rusia no le pertenecen, son de Ucrania y sentarte a dialogar con tu invasor es capitular de manera expresa.

La reacción de AMLO

El presidente AMLO, ante las críticas a su propuesta de paz y al ser acusado de ponerse del lado de Rusia, afirmó que su propuesta se desecha por sectarismos o interés de élite.

“Una cosa es la visión y los intereses de los de arriba, de las cúpulas, y otra es el sentimiento y el sufrimiento de la inmensa mayoría de los pueblos, de las naciones. Entonces, de manera muy vulgar se descalifica, una vulgaridad mental que se padece cuando no hay convicciones, cuando no hay ideales, y cuando se actúa en función de intereses políticos o económicos, todo eso se tiene que padecer en tiempos de transformación, pero pues es parte, ¿no?, son gajes del oficio”, expresó AMLO.

Criticó a los “sectarios” y a quienes están en favor de una de las partes. “Lo que hicieron fue distorsionar el sentido de la propuesta, que es buscar la paz y me pusieron de lado de Rusia”.

Esas voces defienden, hasta de manera oficiosa, al gobierno de Estados Unidos, “entonces inventan o les dan mal la información de las agencias y reproducen cosas que no son ciertas. Porque no crean ustedes que los que se ocupan del espionaje son infalibles, muchas veces no es inteligencia, es espionaje, y malo, entonces inventan”.

El canciller Marcelo Ebrard presentó el jueves pasado la propuesta de AMLO ante el Consejo de Seguridad y la Asamblea General de la ONU, y como estaba previsto, nadie le hizo caso y no mereció el menor comentario en favor de la propuesta, únicamente las cortesías diplomáticas de que se presentan alternativas y es natural, el debate en el ONU se centró en las nuevas amenazas del presidente Putin y las respuestas del presidente Biden.

El presidente ruso, Vladimir Putin, ordenó una movilización parcial de los reservistas, una medida arriesgada y profundamente impopular que sigue a los humillantes reveses de sus tropas, casi siete meses después de invadir Ucrania. El número total de reservistas llamados a filas será de 300 mil.

Algunos rusos se apresurarán a comprar boletos de avión para huir del país, y otros salieron a las calles para realizar manifestaciones contra la guerra.

El mandatario advirtió además a Occidente que Rusia “no está faroleando” y que su gobierno empleará todos los medios a su disposición para proteger su territorio, una aparente referencia a su arsenal nuclear.

El Mandatario demócrata señaló que el empleo de armas no convencionales a favor de Moscú cambiaría el curso de la guerra. “No lo haga, no lo haga, no lo haga”, dijo Biden a Putin”. Señaló que Rusia, más que nunca, se convertiría “aún más” en un “paria” en el Mundo.

En política internacional el presidente AMLO quiere imponer su visión del Mundo y transita del dislate al disparate, la propuesta de AMLO la hace como cristiano, convoca al Papa Francisco que es católico, al presidente de la India que es hinduista, al presidente de Ucrania que es judío y a Putin que es cristiano ortodoxo.

¡Vaya conflicto religioso mundial que pretende armar el presidente AMLO!

Las opiniones expresadas en este texto periodístico de opinión, son responsabilidad exclusiva del autor y no son atribuibles a El Comentario.

Botón volver arriba