El Comentario - Universidad de Colima

COLUMNA: A Propósito

A la mitad del camino

Por Fernando Moreno Peña

(Tercera parte)

El presidente Andrés Manuel López Obrador llega a la mitad del camino manteniendo altos niveles de popularidad que varían en las diferentes encuestas entre 60 y 63 por ciento, no obstante la pandemia, la crisis económica, el desempleo, la inseguridad y la polarización pública.

Lleva 17 meses manteniendo la misma aprobación, lo que quiere decir que las encuestas no están equivocadas, porque se refieren a la calificación del presidente y no a la evaluación de su gobierno o de los resultados del ejercicio gubernamental, que esas mismas encuestas también miden, como la de Reforma que le da al presidente 62% de aprobación, pero a la vez en el combate a la corrupción solo el 36% considera que lo está haciendo bien, en el manejo de la economía el 34% opina bien, en seguridad pública solo el 33% lo aprueba y en combate al crimen organizado 52% dicen que va mal y solo el 24% dice que está bien.

La aprobación a López Obrador se mantiene no obstante que durante la pandemia manejada pésimamente ha dejado un saldo superior a los 500 mil muertos, una crisis económica que en el 2019 decreció en menos 0.3% y en 2021 menos 8.2%, con 100 mil asesinatos en 34 meses, con 3.8 millones de más pobres y 2.1 millones más en pobreza extrema.

El presidente AMLO tiene buen apoyo a su persona, pero no a su gobierno y cuando se le pide a la gente que evalúe la manera de como el presidente está dando resultados en asuntos específicos, la opinión negativa es mayor que la positiva.

Dos factores confluyen en la aprobación del mandatario. Uno es la generosidad de los programas sociales, que López Obrador ha buscado se identifiquen directamente con su persona y su capacidad de comunicar. Estas dos acciones apuntalan su popularidad, la pregunta de muchos es sobre los resultados y el estilo de gobernar, sobre cómo puede más en su popularidad programas sociales y comunicación sobre desempeño gubernamental

Porque el presidente ha dividido al país. Todos los días se lanza contra periódicos, intelectuales, opositores, padres de niños con cáncer, empresarios, organizaciones no gubernamentales, escuelas de alto nivel académico e incluso las clases medias.

Por otra parte, el presidente se siente satisfecho con los resultados y esa fue la sustancia de su tercer informe.

Se enorgulleció de haber “cumplido la gran mayoría”, 98 de 100, de los compromisos que asumió al tomar posesión. Según él, las únicas asignaturas pendientes son descentralizar el gobierno federal y conocer lo que sucedió con los jóvenes de Ayotzinapa.

“Podría dejar ahora mismo la Presidencia sin sentirme mal con mi conciencia”, declaró. “Falta lo que diga la naturaleza, la ciencia y el creador… No dejaremos ningún pendiente… ¡Misión cumplida! Me voy a Palenque, les dejo mi corazón”.

Aquí destaca a la mitad del camino que el presidente ya se quiere ir, da por hecho que ya cumplió sus compromisos.

“Es tanto lo avanzado en dos años y nueve meses que podría dejar ahora mismo la Presidencia de la República. Ya están sentadas las bases de la transformación del país” y advirtió que será muy difícil que los conservadores echen atrás las acciones tomadas por su administración “en bien del pueblo”.

Y anticipa el resultado de la consulta de marzo del 2022 y confió en que en la revocación de mandato del próximo año sea ratificado para cumplir su periodo hasta 2024.

Pero hace referencia una vez más a temas de su salud o de la muerte: “Falta lo que digan la naturaleza, la ciencia y el creador. No podemos ser soberbios, pero, si tengo suerte y termino, creo que vamos a consumar la obra de transformación y no dejaremos ningún pendiente”.

El Presidente presume su política de austeridad republicana y de combate a la corrupción y afirma: “Se han ahorrado 1 billón 400 mil millones de pesos en compras y contratos”, la pregunta es ¿qué se ha hecho con ese dinero?, ¿en qué se ha invertido?, de ser así que necesidad de haber gastado los fondos y fideicomisos que habían ahorrado los gobierno neoliberales, pues ya se gastaron los 347 mil millones que dejo Enrique Peña en el fondo de estabilización, los 108 mil millones de los fideicomisos que existían al final de 2018 y los casi 60 mil millones del fondo de enfermedades catastróficas que respaldaban al Seguro Popular y que al disolverse, el gobierno utilizó el fondo. Entonces si ha habido 1 billón 400 mil millones de ahorro, por qué se consumieron estos 500 mil millones de los fondos anteriores.

El presidente dijo que desde que asumió su mandato, habían 500 mil millones en el gobierno producto de la corrupción y que los iba a encontrar, así fue estaban en los fondos mencionados, sí los encontró, dispuso de ellos y se los gastó y ya no hay ahorros ni programas de apoyo para la ciencia, las artes, el campo, la salud, guarderías, Fonden, etc., etc.

El presidente informó que se lograron récords históricos, en remesas, en el crecimiento de la Bolsa Mexicana de Valores, en inversión extranjera, en incremento al salario mínimo, récord en reservas del Banco de México, el no incremento de deuda.

Sobre los récords históricos el aumento de las remesas no es un logro del Gobierno de México, si no de la economía de Estados Unidos, pues los dólares vienen del país vecino. El crecimiento del índice de la Bolsa de Valores es también ajeno al gobierno y la no devaluación tiene que ver con la fortaleza o debilidad del dólar en el mundo, por lo tanto ajeno al gobierno, sin embargo, recibió en 2018 el dólar a 18 pesos y actualmente está en 20 pesos, una devaluación del 11%, y el incremento de las reservas del Banco de México se debe a las remesas que se envían de los Estados Unidos y a que el Banco de México ha hecho valer su autonomía frente al gobierno.

El presidente está satisfecho con la economía y describió un país sin hambre, sin saqueos ni vandalismos, “hay paz social y tranquilidad”.

Sobre la paz y la tranquilidad, el aumento de los homicidios reportan otros datos, se reportan 97 homicidios diarios promedio. En los primeros 34 meses de gobierno de Carlos Salinas se registraron 25 mil 860 asesinatos; con Zedillo subieron a 41 mil 431; Fox los bajó a 39,742, y Calderón a 37 mil 906.  En la era de los abrazos, no balazos van más de 98 mil. Al ritmo actual tendremos más de 100 mil antes de finales de mes.

Respecto a la economía, el presidente dijo que vamos muy bien, sin embargo, en los dos primeros años la economía cayó 8.5% y si se cumple el pronóstico en este 2021 de crecer el 6%, a la mitad del camino en los tres primeros años, tendremos un decrecimiento de la economía de menos 2.5%.

En materia de empleo formal inscritos en el Seguro Social, se han recuperado 1 millón 203 mil empleos que se perdieron en la pandemia el año pasado, pero faltan aún por recuperar 192 mil empleos formales, o sea el crecimiento de empleo a la mitad del camino es negativo.

En materia de inversión extranjera, en el primer semestre de 2021 tuvo una fuerte baja de 23%, al captar 18 mil 434 millones de dólares, en el primer semestre del año pasado la inversión extranjera fue de 24 mil millones de dólares o sea casi 5 mil 566 millones menos.

En materia de salud, el presidente dice “que nos llegó la pandemia y resistimos”, han muerto más de 500 mil contagiados, no estamos como en Dinamarca y no se pueden vacunar a los niños con diabetes aunque lo haya ordenado la Suprema Corte de Justicia de la Nación.

Print Friendly, PDF & Email