El Comentario - Universidad de Colima

COLUMNA: A propósito…

Las crisis y sus riesgos

Por Fernando Moreno Peña

El Gobierno federal sigue minimizando la gravedad del Covid en el país. Su narrativa se ha hecho discurso oficial que va contra la realidad en lo referente al tamaño de la pandemia y su gravedad.

Cuando ocurrió la primera ola, el discurso fue: “No pasa nada, no se alarmen, salgan, abrácense”, para la segunda ola sostenía que “ya domamos la pandemia”, y en la tercera ola un: “No era tan grave como las dos primeras”; ahora, López Obrador, en plena cuarta ola y con picos récord de contagios, insiste en minimizar a Ómicron y dice que “es un covidcito, como una gripa”.

La narrativa oficial invita a la despreocupación, y da el mal ejemplo desde el gobierno, lo que provoca el incumplimiento de los protocolos que se deben observar para evitar la propagación del contagio.

Desdeñar a la ciencia e invitar a recurrir a la medicina tradicional o a los remedios caseros desde palacio nacional, genera también un mal ejemplo en el tratamiento de la enfermedad.

El presidente AMLO, al contagiarse por segunda ocasión, recomendó el uso de Vaporub y tés para tratar el Covid 

El uso de Vaporub y tés para tratar el Covid-19.

Dijo que está viviendo en carne propia que la variante Ómicron no es tan grave como la Delta.

“Yo, con paracetamol, y aunque se rían mis adversarios, cuestionan al doctor Alcocer (porque dijo que Vaporub), pues sí”, expresó.

“Cuando yo era niño, recuerdo que nos enfermamos de gripe y mi mamá nos ponía Vaporub aquí en el pecho, y en las plantas de los pies, y así nos acostábamos, y en los pies nos ponían nuestros calcetincitos. Esos remedios y miel para la garganta con poco limón, y con eso sale uno adelante».

“Además, no están demás las caricias eh, nunca sobran las caricias entre parejas, caricias a los hijos”, dijo.

El jefe del Poder Ejecutivo, en pleno contagio afirmó que “está saliendo” de la enfermedad y aclaró que no ha aceptado ningún tipo de tratamiento especial.

“Es bastante alentador el poder comprobar en carne propia que esta variante del Covid no tiene la letalidad, la peligrosidad de la variante anterior, de la Delta.

“Esta variante produce síntomas muy leves, es equivalente a una gripe, no tuve tratamiento especial porque nunca he tenido calentura, ni dolores de cabeza, ni falta de oxigenación, todo normal, sólo la ronquera que por cierto se me está quitando, y un ardor en la garganta que también ya está menguando, ya es cada vez menor”.

La pandemia va de salida, decreta el presidente.

Reciente y lamentablemente, el presidente AMLO fue atendido por médicos militares al tener afecciones cardiacas. La información oficial es la siguiente:

“El presidente de México, Andrés Manuel López Obrador acudió este viernes al Hospital Central Militar a practicarse un cateterismo cardíaco, el cual arrojó que ese encuentra en un estado saludable”.

En un comunicado, Adán Augusto López, titular de la Segob, indicó que la mañana de este viernes, alrededor de las 10:30 horas, el mandatario federal ingresó al Hospital Central Militar.

Por los antecedentes de López Obrador, se le realizan estudios preventivos cada seis meses (laboratorio, electrocardiograma, prueba de esfuerzo y/o tomografía).

Debido a los resultados de su último chequeo, el equipo médico que lo atiende consideró necesario realizarle un cateterismo cardiaco, que se llevó a cabo este viernes alrededor de las 16:30 horas.

“En este procedimiento se encontraron el corazón y las arterias del señor presidente sanos y funcionando adecuadamente. No fue necesario realizar ningún otro tipo de intervención y fue un procedimiento breve que duró alrededor de 30 minutos”, indicó la Segob.

“El señor presidente se encuentra en perfecto estado de salud y seguramente el día de mañana reanudará sus actividades con normalidad”.

De acuerdo con información de Azucena Uresti, conductora de Radio Fórmula, cuatro especialistas del Hospital Central Militar serán enviados al Palacio Nacional para mantener bajo supervisión médica al jefe del Ejecutivo Federal.

“Entre los especialistas que vigilarán la evolución de López Obrador en la residencia oficial están: el jefe de cardiología del Hospital militar, un cirujano coronario y la nefróloga, Sagrario Castillo Juárez”.

Diez riegos políticos para 2022

La empresa de análisis político Integralia, dirigida por Luis Carlos Ugalde, exconsejero presidente del INE, realizó un análisis de los riesgos políticos que se avecinan en el contexto nacional y cita los siguientes:

1.- El presidente recrudece su política de movilización y polarización en torno a temas prioritarios de su agenda de Gobierno.

2.- Se agudizan embates contra el Instituto Nacional Electoral, en tres momentos álgidos: a) consulta de revocación de mandato, b) campañas y elecciones 2022, y c) propuesta de reforma en materia político-electoral, lo cual aumenta los riesgos de concentración de poder e incertidumbre jurídica. Muy alta

3.- El crimen organizado interfiere activamente en el proceso electoral de 2022.

4.- Aumenta el riesgo de concentración de poder por el triunfo de Morena en la mayoría de las gubernaturas en disputa en 2022.

5.- Se extiende la discusión de la reforma eléctrica, lo que genera un clima de desconfianza empresarial y desincentiva la inversión privada en el sector.

6.- Se mantienen tasas altas de homicidio, extorsión y robo, y se siguen fortaleciendo grupos del crimen organizado. Esto aumenta el riesgo de inseguridad pública.

7.- Sigue aumentando el número de facultades, responsabilidades y presupuesto (ajenos a la seguridad nacional) asignados a las Fuerzas Armadas.

8.- Prevalecen finanzas públicas frágiles: a) ingresos menores a los estimados, b) mayores costos de obras de infraestructura insignia, y c) ampliación de programas sociales prioritarios, por lo que se incrementan los riesgos de deterioro económico e ineficacia gubernamental.

9.- La inexperiencia de la nueva titular del Banco de México pone en duda la capacidad de respuesta de la institución ante un panorama inflacionario y externo complejo, por lo que se incrementa el riesgo de deterioro económico.

10.- Se incrementa probabilidad de cooptación de integrantes de la SCJN y aumentan la presión y los ataques reputacionales sobre el Poder Judicial de la Federación. Esto aumenta los riesgos de concentración de poder e incertidumbre jurídica.

Los anteriores temas, advierte Integralia, pueden generar, seis factores de riesgo político en México: concentración de poder, ineficacia gubernamental, incertidumbre jurídica, inseguridad pública, conflictividad social y deterioro económico.

Agregaríamos como un factor de riesgo la salud del presidente López Obrador, a quien deseamos pronta y total recuperación.

Print Friendly, PDF & Email