Site icon El Comentario

COLUMNA: Aquí comienza…

El Comentario - Periódico Oficial de la Universidad de Colima

El Comentario - Periódico Oficial de la Universidad de Colima

Por Nican Ompehua

Cómo no va a haber exceso de muertos si los decesos ocasionados por Covid-19 fueron inesperados y ya son más de 156,579 confirmados y 176,016 estimados (confirmados con pruebas de laboratorio, más un porcentaje de los sospechosos según el índice de positividad de la prueba, que es de 0.45, lo que significa que, de cada 20 personas con síntomas, nueve se confirman enfermos de Covid-19).

Tales cifras obtenidas se suman a las originadas por otras causas y que ocurren todos los años. Esas muertes se contabilizan, se consideran la mediana y los extremos y se predice cuantas se esperan para cada mes y para todo el año. Se hace de manera puntual (lo cual necesariamente fallaría pues no puede ocurrir exactamente igual) y con márgenes en más o en menos.

Los epidemiólogos recurren a un gráfico llamado “túnel de predicción” que señala eso mes con mes. He aquí uno, con cifras reales de los casos de Covid-19 en el Estado de Colima durante los meses de abril a diciembre de 2020 (inclusive):

El borde superior rojo es el valor medio y los de verde y azul los extremos máximo y mínimo.

Este tipo de análisis se utiliza por ejemplo para predecir la temporada de lluvia: cuántas tormentas tropicales, cuántos huracanes y de sus categorías. Nunca dan resultado absoluto, pero sí aproximado.

La presencia de la pandemia de Covid-19, por si sola, produjo en exceso de muertes en el año, pero también hubo otras causas, como las enfermedades cardiovasculares y la diabetes mellitus, por ejemplos, lo que se explica por varios factores como falta de atención médica rutinaria: el programa “Quédate en casa” hizo que los enfermos perdieran sus citas a consulta y, en consecuencia, que se desabastecieran de medicamentos y abandonaran tratamiento favoreciendo descompensaciones; muchos hospitales de reconvirtieron para no dejar a ningún enfermo de Covid-19 sin atención y redujeron la capacidad de atención de enfermedades que supuestamente “podrían esperar”; emergencias que no fueron adecuadamente atendidas porque los enfermos tuvieran miedo de acudir a los hospitales (en especial el infarto cardiaco que es mortal y, en muchos casos ha sido tratado en casa y, por supuesto, de manera inadecuada. De hecho, el conteo estadístico de procedimientos de urgencia  mostró disminución bien aparente). A todo esto se suma la crispación emocional producida por el aislamiento, la falta de trabajo y de recursos monetarios, entre otros, que contribuyen a descompensar enfermedades crónicas.

Tal exceso de mortalidad informado por Inegi tiene también aspectos de falsa apreciación, sobre todo en lo referente a la mortalidad por Covid-19 ya que los datos informados oficialmente por el Conacyt (todos los días) son de casos confirmados, ya sea con una prueba muy confiable (PCR) o por dictamen de expertos (en algunos casos de defunción por Síndrome de Insuficiencia Respiratoria Aguda –SIRA-, cuyas causas pueden ser diversas). Inegi contabilizó los certificados de defunción firmados por quien sea y en donde sea y, en muchos casos, sin corroboración diagnóstica.

En fin. El exceso de mortalidad por SIRA debe preocupar a todos pues en esta época del año se juntan Covid-19 e Influenza estacional, ambas con potencial de muerte. Lo mejor es cuidarse acatando las recomendaciones que se repiten y se repiten en todos los medios de comunicación y que en muchos casos parecen caer en oídos sordos.

Pero también, quienes padezcan enfermedades crónicas, que se apeguen a sus tratamientos; que llamen a sus médicos periódicamente pues el expediente clínico que cada uno lleva de sus casos le permite expresar una opinión y resolver situaciones sencillas o recomendar tratamiento especializado. Al respecto, hay una norma oficial mexicana de atención a distancia que permite consultar a especialistas de manera remota.

La existencia de medicamentos no ha faltado en las farmacias y los hay de diferentes marcas y precios conque lo mejor es cuidarse mucho. Ahora y en todo el tiempo.

cuauhtemoc_acoltzin@ucol.mx

 

 

Las opiniones expresadas en este texto periodístico de opinión, son responsabilidad exclusiva del autor y no son atribuibles a El Comentario.

Exit mobile version