COLUMNA: Así se fundó

El Rey Colimán, o la identidad colimense

Por Karla Valdovinos

La estatua del Rey Colimán fue elaborada por Juan F. Olaguíbel[1], y fue inaugurada el 16 de septiembre de 1955.

Se localiza en el cruce de las avenidas Rey Colimán, calzada Galván y 20 de Noviembre. Dicho monumento resulta uno de los más simbólicos y representativos de la cultura colimense, pues engloba no sólo una época de las tierras colimotas, sino uno de los defensores que ella tuvo: El Rey Colimán. Pero, otro aspecto importante de su construcción fue para representar el encuentro de dos culturas completamente distintas.

La obra artística fue tallada en una piedra de tono gris, tiene una altura de poco más de 7 metros y el semicírculo en el que se sostiene El Rey Colimán contiene en bajorrelieve imágenes que representan lo que pudo ser la vida de aquella época, así como el encuentro de dos culturas.

Otro aspecto importante son las inscripciones que se tienen, una de ellas dice: “Colima exalta aquí las virtudes de tu estirpe como una definición de patriotismo», ella resulta importante e imponente (hasta cierto punto), en cuanto al aspecto de las raíz que representa, pues así como se tiene la afirmación de la existencia de una cultura prehispánica, y la participación del Rey Colimán en distintos encuentros armados, no sólo contra los españoles, sino también contra otras poblaciones que se localizaban alrededor, por ejemplo los purépechas.

Sin embargo, hay quienes dudan de la existencia de dicho Rey, debido a que no se localizan diversos testimonios o documentos que den pruebas de ello, pues de acuerdo con Noé Guerra Pimentel, sobre su existencia se habla en Crónica Miscelánea de la Santa Provincia de Jalisco de Fray Antonio Tello, escrita en 1652, 129 años después de la Conquista y muerte del Hueytlatoani y cuando el autor tenía 86 años. Aseveración que repite casi 200 años después en la Memoria Histórica de la Conquista de Jalisco Fray Francisco Frejes” (Guerra, 2012).

Gracias a las pocas referencias escritas que demuestren su existencia (pues Hernán Cortés tampoco lo menciona en sus Cartas de Relación) es por lo que algunas personas dudan de su existencia, pero de lo que no se puede dudar, es de la apropiación que los colimenses han tenido con la escultura del Rey Colimán, pues además de haberla acogido como una parte identitaria, se ha convertido en un referente histórico de los pueblos indígenas que poblaron estas tierras en épocas pasadas.

Bibliografía:

– Academic (s.f.). Juan Fernando Olaguíbel. Disponible en: https://esacademic.com/dic.nsf/eswiki/1333592

– Guerra, Noé (2012). Culturalia. El Rey Colimán. Sociedad Colimense de Estudios Históricos A.C. Disponible en: http://www.sceh.mx/2012/09/culturalia-el-rey-coliman.html

[1] Nació en 1986 en Guanajuato. Tuvo una estrecha relación con José Clemente Orozco y David Alfaro Siqueiros; fundó el diario La Vanguardia. Falleció en 1976.

Print Friendly, PDF & Email
Etiquetas
Sin Comentarios

Deje su Comentarios