COLUMNA: “Bragentina” o el pulso de dos potencias

Profesión, gamer

Por Lauriane Agnolin

Todo lo que ha sido una fiebre en décadas pasadas parece volver ahora, con una nueva apariencia. Vintage, retro. Llámalo como quieras. Elige uno de esos términos que adopta la industria para cobrar fortunas gracias a nuestra memoria afectiva y adquiere el derecho a elegir el color de tu producto que, de no ser por hoy, tu abuela o tus padres te regalarían en alguna fecha festiva. En la década de 1990, tener una Super Nintendo era lo más cercano a un Dios tecnológico que cualquier niño o adolescente podría aspirar. Treinta años después, recordado el próximo sábado 21 de noviembre, los juegos electrónicos reclaman los micrófonos que fueron ahogados por la preconcepción que vigila la escena gamer.

De hobby, las consolas se han convertido en una profesión. Y, en esto, Brasil, Argentina y México se unen más que en un año de Copa Mundíal. En esta ocasión, la red que nos une es virtual y multimillonaria en este continente que es el granero de grandes estrellas del universo conocido como eSports. Más que eso, la porosidad del medio significa que tenemos un fenómeno de escape cognitivo. Esto se debe a que la tríada de conexión que existe entre nuestros países para el escenario professional, permite que esta movilidad mejore técnicas, movimientos y engorde el currículum de los gameplayers.

Si antes los niños y niñas soñaban con ser futbolistas; ahora, una pantalla luminosa es capaz de hacer brillar los ojitos mientras esperan su hora estrella. Si fueras un niño o un adolescente en los 90, probablemente entiendas el sentimiento que trato de describir. También lo sentías en cada nueva etapa alcanzada por el hombrecito de bigotes y overol rojo que saltaba sobre hongos para recolectar monedas y salvar a la Princesa. Como en Mario Bross, el proceso de deconstrucción se hace ladrillo a ladrillo.

*Estudiante de la Universidad de Passo Fundo, Brasil, cumpliendo intercambio académico en la Facultad de Letras y Comunicación de la Universidad de Colima.

Print Friendly, PDF & Email
Sin Comentarios

Deje su Comentarios