COLUMNA: Brasas

Por J. Ángel Ramírez López

Vladimir Parra, seguro a la Secretaría de Finanzas

Como el diputado local con licencia, Vladimir Parra Barragán, no ha hecho campaña política porque sabe que el pueblo reaccionará en su contra y no va a ganar, seguro su protectora, Indira Vizcaíno Silva, si remotamente llegará a ganar la gubernatura, que no creo porque sus promesas son temerarias e ilógicas, se lo llevaría a su Gabinete Político, para no dejarlo desprotegido.

Y tal vez el puesto que se le proponga sea la Secretaría de Planeación y Finanzas, considerando que es bueno para los centavos, para las planeaciones y para sacar cuentas, aunque la mayoría de las veces ha sido a su favor, pero no hay problema si ambos pierden, ya que los meses que quedan a este Gobierno estatal, el gobernador José Ignacio Peralta podría darles un acomodo en alguna dependencia.

 

Himno, parece que Ángela Aguilar sí alteró la letra

Dice la Secretaría de Gobernación que la artista Ángela Aguilar -hija de Pepe Aguilar-, no requiere amonestación o multa porque solamente cantó el Himno Nacional Mexicano más lento que lo normal, pero que no violó el articulado constitucional porque se apegó al pie de la letra en su realización, cuando que sí se equivocó y alteró una palabra de nuestras notas nacionales durante su intervención.

Seguí la letra de su extraño cántico, y cuando iba en la estrofa 3, que a la letra dice: “Más si osare un extraño enemigo, profanar con su planta tu suelo…” que me corrijan, pero yo escuché que Ángela dijo: “Más si osare un extraño enemigo, profanar con sus sienes tu suelo…” Por cierto, esta versión actualizada de la Constitución, Edit. Librería Hidalgo, (p.5), el Himno está plagado de faltas de ortografía.

 

Por cerrar la vacunación contra Covid-19 a mayores de 60 años

Aunque no ocurrió hasta el último día de abril como fue la promesa de AMLO, este mes de mayo se está cerrando el proceso de vacunación contra el Covid-19 para personas mayores de 60 años. Hace 15 días me formé en la fila del Polideportivo de la UdeC, que llegaba hasta el Estadio Universitario, pero avanzó rápido, porque estaban llenando el Auditorio; a los 45 minutos ya estaba en el lugar.

Pero, ¡púmbatelas!, que me bajan la emoción al decirme que los del 11 de abril nos tocaría hasta mayo. Este 13 de mayo la fila era menor por ser día hábil, y a los 25 minutos ya estábamos en el Polideportivo, y cuando salí, luego de una hora, ya no había fila, y era más el personal de vacunación y logística que los que se iban a vacunar, y todavía sigue hoy viernes y mañana sábado, todo el día.

 

Tolera municipio que en IMSS-Infonavit se tire cascajo

Lo que antes era el Centro Social Infonavit y hoy una clínica IMSS, se ha convertido en un basurero, un centro de tira de cascajo de algunos vecinos irresponsables, que al remodelar sus viejas viviendas no quieren pagar camión de volteo para retirar su material, y entonces, con toda desfachatez echan su escombro a lo que eran los jardines de ese sitio, que debe ser lugar saludable.

Pareciera que el Ayuntamiento de Colima no tiene Dirección de Ecología o que la de Obras Públicas es negligente en la vigilancia de las tiras clandestinas, lo que hace que a esa Clínica IMSS-Infonavit la tengan atiborrada de cascajo, cuando deben proceder investigaciones, multas y retiro de todo ese material que afea la zona y pone en riesgo la salud de quienes acuden a los servicios médicos.

 

Metro de México, me quedaron sus marcas

“Yo también hablo de la rosa”, dijera Humberto Eco, para estar acorde con la época y para que lo volteen a ver y no pasar desapercibido. Entonces, yo también voy a hablar del Metro de la antigua Ciudad de México, a donde nos trasladamos a vivir durante 8 años en busca de mejores oportunidades que en Colima, aunque al final, aquí estábamos mejor que allá; fue la síntesis de nuestro regreso.

Era julio de 1972 y nos trasladamos al Metro, a pie, a la estación más cercana de mi colonia Pantitlán, que era la Zaragoza, a 7 kilómetros de distancia. Era la Línea 1, con ruta Zaragoza-Observatorio. Subimos, y yo me aferré a la puerta corrediza, pero cuando cerró, mi mano derecha se fue con la puerta. Alguien jaló la alarma para liberarla. Tuve heridas menores, cuyas marcas todavía conservo.

 

 

 

Las opiniones expresadas en este texto periodístico de opinión, son responsabilidad exclusiva del autor y no son atribuibles a El Comentario.

 

Print Friendly, PDF & Email
Etiquetas
Sin Comentarios

Deje su Comentarios