Opinión

COLUMNA: Brasas

Por J. Ángel Ramírez López

Consulta popular del presidente, ambigua y genérica

Con el lenguaje adaptado por el Poder Judicial, la Consulta Popular convocada por el gobierno de la “Cuarta Transformación” no va dirigida a nadie, contra nadie y sin fecha específica de la historia del país, pues es ambigua y genérica, por lo que no se juzgará a expresidentes, pero sí fortalecerá el discurso de reelección a favor de Morena para la ratificación en el cargo de AMLO.

Es una consulta clientelar, como si López Obrador fuera el redentor de los mexicanos, y por ello debe haber perpetuidad de Morena en el poder, aparentando ser santo, comulgado y persignado a favor del “Sufragio efectivo, no Reelección” del presidente Madero. Entonces, no habrá dinero para medicinas de los niños con cáncer, pero sí para hacer teatro a favor de Morena.

Gobierno de AMLO, no hay ni habrá obras federales

El Gobierno federal no dispone ni dispondrá de recursos económicos para la realización de obras federales en los estados de la República; sólo las participaciones que por ley se establecen en el Presupuesto de Egresos de la Federación, por lo que éste será el distintivo del Gobierno de “La Cuarta Transformación”, pues los recursos que se destinaban a estas obras son para becar a los Ninis.

Y no hay ni habrá dinero federal para infraestructura social de estados y municipios porque los recursos están apartados para las obras faraónicas del Tren Maya, la Refinería de Dos Bocas y el Aeropuerto “Felipe Ángeles”, haya o no crisis y pandemia. El resto del presupuesto será para los barriles sin fondo de PEMEX y CFE, cuando antes había dinero adicional hasta por aumentos en hidrocarburos.

Lenguaje del Poder Judicial, entre galimatías y barroco

Se nota que la redacción de los dictámenes y juicios llevados a cabo por la Suprema Corte de Justicia de la Nación no son revisados por peritos de la Ciencia Lingüística, de redactores o mucho menos de filólogos, y por eso cuando se toman resoluciones y juicios de gran trascendencia nacional resulta que son verdaderos galimatías y barrocos, difíciles de entender y peor de explicar.

Hasta el presidente AMLO y sus asesores en jurisprudencia se han quedado estupefactos por el sentido o contenido de los dictámenes judiciales; recordemos cuando se habló del desafuero o no del gobernador de Tamaulipas, Francisco Javier García Cabeza de Vaca, y otras resoluciones, que se han retomado porque jueces y magistrados no se entienden. Que vayan a una Academia de Taquigrafía y Redacción.

Por error, preso por 21 años es liberado; ¿y la justicia?

Un hombre fue sentenciado a 46 años de cárcel por asesinar a otra persona, cuyo asunto fue cuestionado por la familia, sin que nadie viera a fondo el problema, hasta que el supuesto asesinado fue visto por la familia del convicto en Estados Unidos. Las autoridades siguieron la pista y reconocieron el error; el pintor de Texcoco, Estado de México, fue liberado a los 21 años de cárcel.

El asunto concluyó y todos felices, pero ¿habrá justicia para este hombre, que por error humano perdió 21 años de su vida? Debieran revertir el caso y sentenciar a ministerios públicos, jueces y magistrados que intervinieron en su dictamen y sentencia, porque se dice que estamos en el gobierno de la 4T. Pareciera el caso de las indígenas encarceladas por “secuestrar” a un puño de judiciales federales.

Covid-19, intensa tercera ola, y la invitación al jaripeo

Colima estaba en semáforo verde, pasó al amarillo y hoy está en naranja por la tercera ola de contagiosdel Covid-19, lo que ha hecho que las autoridades sanitarias, municipales y estatales reconsideren las estrictas medidas sanitarias, como cerrar bares y cantinas hasta que reduzca el número de afectados, además de que se concientiza a la población a cumplir con los protocolos sanitarios.

Y mientras eso ocurre se invita al pueblo a un jaripeo en el Alpuyequito, con la banda de Comala, y en Zacualpan siguen las fiestas de miedo, como en Los Amiales, playas y centros sociales. La SEGOB y el subsecretario de Salud, López-Gatell, dicen que bajarán las restricciones porque ya hay experiencia del Covid-19. Yo creo que no, porque si así fuera, disminuirían los contagios y también las fiestas.

Mira también
Cerrar
Botón volver arriba