COLUMNA: Ciencia y Futuro

Mitos y realidades sobre el dengue

Por Dr. Francisco Espinoza Gómez*

El dengue es una enfermedad causada por un virus que es transmitido de una persona a otra a través de la picadura del mosquito Aedes aegypti. Aunque muy raras veces causa muerte, este mal llega a producir muchas molestias e incapacidad laboral. Colima es una zona continuamente infestada por el mosquito y, por tanto, un área altamente riesgosa para contraer el dengue. Al respecto, se han generado innumerables mitos en cuanto a los riesgos de contagio y a las formas de prevenirlo. Algunas de las más populares son:

  1. El dengue es un problema propio de colonias pobres y de gente sucia. Esto es totalmente falso, pues se ha probado que esta enfermedad ataca a todos los estratos sociales y el mosquito transmisor se encuentra en todas las áreas pobladas de la región, incluyendo zonas residenciales exclusivas.
  2. El mosquito prolifera sobre todo en zonas rurales, en matorrales, en lagunas y en riveras de ríos. Este también es un mito, el Aedes aegypti es un insecto casero, vive y se reproduce siempre dentro y alrededor de las viviendas humanas, ya que se alimenta casi exclusivamente de sangre humana. Difícilmente lo encontraremos en charcos, en arroyos o en estanques abiertos.
  3. Se encuentra solamente en los patios de casas poco higiénicas. Falso, ya que los mosquitos se pueden hallar en zonas no habitacionales como oficinas, escuelas, instalaciones industriales, edificios o casas abandonadas, siempre que existan sitios que almacenen agua en forma permanente. Los lugares que producen mayor cantidad de mosquitos son los depósitos grandes de agua parcialmente cubiertos o poco atendidos, por ejemplo: aljibes con rendijas, piletas y excusados en casas abandonadas, drenajes pluviales estancados, etcetera.
  4. Las horas de mayor exposición a las picaduras son por la noche y por ello se deben evitar las picaduras mediante repelentes, o mediante trampas de luz en áreas de dormitorio. Falso: La hora de mayor actividad de la hembra del mosquito Aedes aegypti es en el día, aproximadamente de las 10 a las 19 horas, por lo que se recomienda protegerse en ese tiempo, ya sea con repelentes, fumigantes o con aislamiento de los espacios (por ejemplo, con aire acondicionado o pabellones), sea en casa, en escuelas o en oficinas.
  5. El mosquito del dengue es un mosco grandote, patón y negro. El Aedes es un zancudo pequeño, de vuelo errático, negro con rayas blancas en patas y en tórax. Acostumbra esconderse en zonas sombreadas y húmedas con poco movimiento, como en baños, clósets o cortinas, así como en donde hay plásticos negros.
  6. Si no da comezón ni ronchas es que a esa persona no le pica. Esto es falso, el mosquito no tiene preferencia por tipos especiales de piel o de ropa, si alguien no presenta molestias, es que tiene tolerancia inmunológica a la saliva del mosquito, pero no quiere decir que esté exenta de adquirir el dengue.
  7. El uso de vitamina B evita las picaduras del mosquito. No existen evidencias de que este producto ni otro tomado sean repelentes. Para esto, lo único efectivo es el uso de repelentes aplicados en piel, siendo el más eficaz el DEET (presente en varios productos comerciales), la Picardina y con menor eficacia la Citronella u otros productos naturales, aunque todos ellos tienen un período muy corto de acción.

Lo más recomendable para evitar la transmisión del dengue es: Protegerse de las picaduras del mosquito durante el día, ya sea mediante fumigaciones periódicas, o cerrando espacios habitacionales a través de pabellones, mosquiteros o, si se tiene acceso, aire acondicionado. En segundo término, vigilar nuestra casa, escuela u oficina para evitar sitios donde se estanque agua bajo la sombra. Finalmente, colaborar con las acciones de la Secretaría de Salud al fumigar, al poner abate en las pilas y al recolectar artefactos que verdaderamente contengan agua (llantas, latas, baldes, cerámica, piezas automotrices, etcétera). En caso de tener un enfermo con fiebre, ataque al estado general y dolores de huesos, acudir inmediatamente a su centro de salud.

*Catedrático de la Facultad de Medicina de la Universidad de Colima.

Print Friendly, PDF & Email
Etiquetas
Sin Comentarios

Deje su Comentarios