Opinión

COLUMNA: Ciencia y futuro

Evidencia histórica y morfológica del crecimiento en múltiples etapas de “El Volcancito”, Volcán de Fuego de Colima

Por Dr. Mauricio Bretón González*

Presentamos un estudio multidisciplinario sobre la reconstrucción de una importante erupción de 1869 en el Volcán de Fuego de Colima. Esta erupción ha sido poco conocida, pero creó un cono parásito conocido como El Volcancito, que hoy día es posible apreciar, y que tradicionalmente se ha atribuido a una pequeña erupción de flanco. Sin embargo, un nuevo análisis de los registros históricos sugiere que el tamaño, la explosividad y la duración de esta erupción se han subestimado seriamente.

Si bien los informes anteriores señalan que la actividad cesó después de 3 años, nuestra evidencia muestra que la erupción fue muy energética y constituyó múltiples fases eruptivas durante un período cercano a los 8 años. Hubo una emisión sustancial de material volcánico a la atmósfera y el evento afectó directamente a comunidades situadas a más de 150 km del volcán.

A través del uso de drones e imágenes de satélite, se logró hacer una estimación del volumen de material emitido (0.8 km³) que es casi cuatro veces mayor que la estimación anterior (0.21 km³) y representa el depósito histórico de lava andesita más grande del Volcán de Fuego de Colima en los últimos siglos. Durante ese proceso se produjeron al menos 10 grandes explosiones con columnas eruptivas con alturas mayores a 6 km desde el punto de emisión.

Desde el punto de vista del riesgo volcánico local y regional, numerosos pueblos y ciudades se encuentran cerca del Volcán de Fuego de Colima, tanto dentro de los estados de Colima como de Jalisco. Los asentamientos más cercanos están en el área de ocurrencia de algunos peligros volcánicos como flujos de lava, flujos piroclásticos y de escombros; mientras que un área más grande puede sufrir afectación por la ocurrencia de lahares y lluvia de ceniza.

Los pueblos que estarían directamente amenazados por un resurgimiento de la actividad como la que tuvo El Volcancito en 1869 incluyen a Cuauhtémoc y Quesería en el estado de Colima, y ​​Tonila, San Marcos y El Platanar en el estado de Jalisco. La caída de ceniza sobre un área mayor podría afectar directamente a ciudades más grandes como Colima y Villa de Álvarez, Tecomán e incluso Manzanillo, así como Ciudad Guzmán en el estado de Jalisco.

En términos de infraestructura mayor y crítica dentro del área de mayor influencia volcánica, la Carretera Federal de Cuota 54-D (curiosamente llamada carretera “Transvolcánica”) conecta el puerto más importante del Pacífico mexicano (Manzanillo) con las ciudades de Colima y Guadalajara, pasando a menos de 15 km de la cumbre. Asimismo, la línea férrea de la empresa Ferromex (Puerto de Manzanillo a la ciudad de Guadalajara) pasa a menos de 18 km de la cumbre del Volcán de Colima. La amenaza a estas rutas de suministro es particularmente notable dada la gran cantidad de material peligroso transportado por estos sistemas, incluidos productos químicos, orgánicos e inorgánicos, petroquímicos, resinas sintéticas (plásticos) y fertilizantes, entre otros.

Otras dos infraestructuras críticas que cruzan cerca del volcán son las líneas eléctricas de alta y media tensión y un gasoducto. Las líneas eléctricas de alta tensión (230 y 400 kV) que parten de la Central Termoeléctrica Manzanillo proveen energía eléctrica que se utiliza a nivel nacional; su paso está a menos de 7.5 km desde la cumbre del Volcán de Fuego de Colima. Por su parte, el Gasoducto Manzanillo–Guadalajara corre paralelo a la Carretera Federal de cuota 54-D, con una longitud de 310 km y un diámetro de 24/30 pulgadas. Este gasoducto tiene una capacidad de 360 ​​a 500 millones de pies cúbicos por día y transporta gas natural a puntos de todo el país. Todo esto nos indica la necesidad de seguir realizando estudios sobre los eventos eruptivos del pasado para contar con mejores herramientas que nos permitan una mejor planeación y la mitigación del riesgo en el futuro.

Para profundizar más en esta investigación les sugerimos revisar el artículo: Historical and morphological evidence for multi-stage growth of El Volcancito, Volcán de Colima, que se publicó en el Journal of Volcanology and Geothermal Research, volumen 421 de enero de 2022, de los autores: Mauricio Bretón González, Jesús M. Ibáñez, Zoraida León, Imelda Plascencia, Arnoldo Campos, Hydyn Santiago, José Armando Téllez, Ivan P. Savov y Silvio De Angelis.

Las instituciones participantes en esta contribución fueron: el Centro Universitario de Estudios Vulcanológicos – Observatorio Vulcanológico, de la Universidad de Colima; el Instituto Andaluz de Geofísica y el Departamento de Física Teórica y del Cosmos de la Facultad de Ciencias de la Universidad de Granada, España; la Escuela de Tierra y Medioambiente de la Universidad de Leeds, Reino Unido, y la Escuela de Ciencias Ambientales de la Universidad de Liverpool, también del Reino Unido. El DOI del artículo es: 10.1016/j.jvolgeores.2021.107447

*Profesor-Investigador del Centro Universitario de Estudios Vulcanológicos – Observatorio Vulcanológico, de la Universidad de Colima.  mauri@ucol.mx

Las opiniones expresadas en este texto periodístico de opinión, son responsabilidad exclusiva del autor y no son atribuibles a El Comentario.

Print Friendly, PDF & Email
Botón volver arriba