Opinión

Columna: Cotidianidad

Si fuera la primera vez

Por Karla Aliset Morfin Arredondo.

Conoces los zapatos que llevas puestos, no es la primera vez que te los pones. Ni la segunda. Y por eso, al llegar a casa te los quitas con la ayuda del otro pie, ni siquiera te preocupas si se están ensuciando. Pero si fuera la primera vez que te los pones, te los quitarías delicadamente. Solo si fuera la primera vez. Ahora no. Ahora llegas después de un día agotador y lanzas el teléfono a la cama, pero si fuera nuevo lo dejarías en la mesa y hasta tendrías miedo a que se raye.

Lo mismo pasa con las personas, la pareja, con tu familia. Sabemos que están allí y dejamos de mirarlos como la primera vez.

Las cosas y personas se valoran cuando se tienen, cuando se puede disfrutarlas y amarlas, y agradecer infinitamente de su existencia. Porque hoy lo tienes, nadie te asegura que lo tendrás mañana.

Las opiniones expresadas en este texto periodístico de opinión, son responsabilidad exclusiva del autor y no son atribuibles a El Comentario.

Botón volver arriba