Opinión

Columna: Cotidianidad

La felicidad

Por Karla Aliset Morfin Arredondo

La felicidad llega cuando empujamos a nuestro cerebro y corazón a los confines más lejanos de lo que somos capaces. La felicidad no se trata de obtener siempre lo que quieres. Se trata de amar lo que tienes y estar agradecido por ello.

Tu felicidad no está en tu trabajo, tu auto, tu pareja, el tamaño de tu casa, tus circunstancias, tu felicidad está dentro de ti.  La felicidad no es un destino, es la actitud con la que se viaja por la vida.

La felicidad no es una pisada en el camino, sino una forma de caminar por la vida. La felicidad no llega cuando conseguimos lo que deseamos, sino cuando disfrutamos lo que tenemos.

Un día la vida pasará delante de tus ojos, asegúrate de que merecerá la pena verla. La felicidad es un hábito cultívalo. La vida te devuelve todo lo que das, procura darle sonrisas y ella te devolverá felicidad. La verdadera felicidad es entender que todo lo que importa es tener paz y tranquilidad, vivir sin miedo, es hacer lo que alegra el corazón.

Las opiniones expresadas en este texto periodístico de opinión, son responsabilidad exclusiva del autor y no son atribuibles a El Comentario.

Print Friendly, PDF & Email
Botón volver arriba