Opinión

COLUMNA: Cotidianidad

Por Karla Aliset Morfin Arredondo

Tratar con gente difícil

¿Te has enfrentado con personas difíciles a lo largo de tu vida? Más de algunas veces nos hemos encontrado con personas de este tipo, lo difícil de las personas no radica en la forma en que piensan, sino en la forma en que actúan.

Cuando nos apartamos de personas que todo el tiempo se quejan, que sus comentarios tienen el afán de hacernos sentir mal, quitarle valor a lo que hacemos, aquellos que están enfocadas en los errores de los demás que, en los propios, los que les encanta que te vaya bien pero no mejor que a ellos; las personas complicadas generan un gran desgaste físico y emocional lo cual afecta nuestro sentir.

Tomar distancia y alejarse de las personas complicadas es lo más sano; es sano alejarte de lugares y personas que no aportan nada bueno a tu vida, aquellas que llenan tu esencia de energías negativas que llegan atormentar y hacerte dudar de lo que vales.

Es sano evitar hacer lo que no quieres sólo por encajar con un grupo de personas; está bien terminar aquella relación que está afectando tu autoestima sólo por tener a alguien a tu lado; está bien alejarte de aquellos familiares que no aportan nada positivo, que sólo están en los mejores momentos, pero en los perores desaparecen; está bien renunciar al trabajo que ya no te hace feliz; está bien tomar las decisiones que son las mejores para ti no para el resto; está bien ser tú mismo y avanzar a tu ritmo.

Deja de frustrarte, de tener miedo a romper lazos con personas complicadas; tú eres el protagonista de tu vida, cierra las puertas a la negatividad, al egoísmo, a la envidia, al rencor, al pesimismo. Suelta y aléjate de todos aquellos que quiten tu paz interior.

Las opiniones expresadas en este texto periodístico de opinión, son responsabilidad exclusiva del autor y no son atribuibles a El Comentario.

Print Friendly, PDF & Email
Mira también
Cerrar
Botón volver arriba